8/11/13

Como un virus destroza una rutina

Esta es la primera vez que escribo un post, pero no por eso voy a empezar la historia por el principio… Como habéis visto arriba tengo mellizos que ahora tienen 15 meses, así que sus primeros días me quedan muy lejos, aunque parezca que fue ayer.

Esos primeros días (cesárea, UCIN, lactancia materna y artificial, etc…) os los relataré en algún momento, pero por ahora me remitiré a hechos más cercanos.

Mis peques empezaron la guardería hace casi dos meses, y la verdad es que estamos muy contentos con todo lo que ello conlleva, menos con los virus varios!

Mis hijos han pasado ya por fiebres de un par de días, mocos, toses y un enterovirus (gastronenteritis) que nos ha amargado la vida durante 3 semanas!!! Sí, habéis leído bien, 3 SEMANAS! Y no es que me queje que haber cambiado 20 pañales cagados al día, me quejo de que nuestra rutina se haya ido al traste!!!

Desde los 5 meses mis hijos comían y dormían a las mismas horas. Y dormir por la noche era una bendición porqué dormían de 20h a 7h. Sí, sí, 11h del tirón en las que como máximo nos levantamos a poner un chupete.

Pues señores, unas vomiteras y cagarrinas han mandado a tomar viento esa magnífica rutina.

Llevamos tres semanas durmiendo fatal… Cuando no se despierta uno es la otra, y cuando no es la otra es el uno. Total, que vamos agotadísimos. Parece que estos dos últimos días la cosa va a mejor, pero aun queda camino por recorrer.

Como el virus te deja en estado “me ha pasado un camión por encima” y no tienes fuerza para nada más que no sea dormir, cuando conseguían aguantar algo en el cuerpo se activaban, y les daba igual si eran las 4 de la tarde o las 4 de la madrugada. Así que a ver cuando volvemos a coger un ritmo aceptable.

Mi hija ya ha vuelto a la normalidad con las comidas y se va despertando menos, pero mi hijo sigue sin comer bien, aunque no me sorprende porqué nunca lo ha hecho jajaja!


En fin, si habéis leído este post, estad preparados si esta maravillosa pasa llega a vuestra casa, porqué ya ha pasado por la mitad de las de Barcelona.