9/1/14

La segunda Navidad

Se acabaron las fiestas y es hora de hacer balance explicar como han ido.

Estas han sido las segundas Navidades de mis hijos. La primeras las pasaron con 4 meses y no se enteraban de nada... Bueno, de que había más ruido del habitual en casa y de que íbamos más arriba y abajo sí que se enteraron.

Estas segundas, con casi 16 meses las han vivido algo diferente. Aun no entienden eso de que hay que portarse bien porque sino los Reyes Magos no traen regalos, que hay que escribir una carta con lo que quieres que te traigan, etc, etc, etc. Pero le han dado con ganas al Tió (aunque sin hacerle caso a los regalos), alucinaron viendo la cabalgata de Reyes, y se emocionaron al ver la cocinita que apareció en casa al despertarse el día de Reyes.

Os confesaré que la noche de Reyes estaba más nerviosa yo que nadie, porque, aunque aun no se acaban de dar cuenta de toda la fantasía que envuelve estas fechas, yo no quería que se despertasen y pillaran a los Pajes Reales montando la cocinita (2,5h les costó a los pobres!), lo que viendo como habían ido la noches previas, podían despertarse y ver el comedor lleno de maderas y tornillos.

Mis mellizos desde que eran bien pequeños han dormido genial, en su habitación, en su cuna; pero desde Nochebuena nos están dando mucho un poco la lata…

Esa noche tocaba la primera de las comilonas familiares en casa de mi cuñada. Fuimos pronto para que tanto mis hijos como mis sobrinas, de 2 y 3 años, hiciesen cagar al Tió pronto, cenasen y se acostasen a una hora bastante próxima a la habitual. Y todo fue bien hasta después de cenar cuando quisimos acostar a los cuatro…

Se lo pasaron pipa con el Tió (era la primera vez que lo hacíamos en plan familiar), cenaron razonablemente bien, no protestaron en el momento de poner pijamas, pero fue meter a los cuatro en sus respectivas camas y empezar el concierto de lloros.

A y X era de esperar que llorasen porque no les acaban de gustar las cunas de viaje y además estaban en habitaciones separadas (cuando están juntos se entretienen “charlando” hasta que uno se duerme y el otro ya no tiene más remedio que hacerlo también). Mi sobrina M siempre la lía para dormir, así que ya estaba asumido que tal cuál la pusiesen en la cama volvería al comedor hasta que cayese rendida jugando en cualquier rincón. Pero mi sobrina J siempre ha dormido genial y también acabó en drama…

En fin, que eran las 22:45 de la noche y estábamos todos en el máximo silencio posible, tres niños en brazos que al mínimo movimiento volvían a llorar, y los adultos pensando “ojalá nos hubiésemos quedado cada uno en su casa”.

Sí, llegó ese momento de desesperación en el que ves a tus hijos agotados de sueño pero que no quieren cerrar los ojos porque piensan que los vas a abandonar en una cama extraña, donde no te tie

nen localizado, y piensas “me tendría que haber quedado en casa con ellos para que estuviesen tranquilos”.

Pero bueno, conseguimos dormirlos, cenamos de manera tranquila y amena, y el traslado hasta casa después fue bien. Pero a partir de ese día ha costado que duerman bien. Tanto, que mi marido lleva todos los días de este 2014 durmiendo en el sofá con A para que no despierte a X con los gritos que pega cuando se despierta en su cama a eso de las 12 de la noche…

Pasado el primer trance (y soportando aun sus consecuencias), el resto de la Navidad ha ido muy bien.

Cuando teníamos comida, llegábamos temprano a la casa que tocaba para que los peques comiesen tranquilos e hiciesen la siesta antes de que llegase todo el mundo, y nos ha funcionado la mar de bien.

Respecto a los regalos, se han ceñido bastante a lo pedido en la carta, pero aun así vemos que cada vez estamos más invadidos jejejeje!

De momento estoy haciendo cestos de trapillo (si alguien quiere los patrones que me lo diga y se los paso, o si me queréis encargar alguno también os lo hago por un módico precio jejeje!) para organizar los juguetes por temáticas: cocina, coches, pelotas…



Y vuestras Navidades, ¿cómo han ido?

PD: Feliz Año a tod@s! Que no lo había dicho.





No hay comentarios:

Publicar un comentario