2/11/14

Mi PARTO

¡Hola a tod@s!

Hoy hace una semana que nació mi tercer hijo y quiero aprovechar un ratito de tranquilidad que me ha dejado mi recién estrenada familia numerosa para explicaros mi PARTO, y sí, lo pongo en mayúsculas porqué aun con una cesárea previa, esta vez PARÍ.

Llamadme loca si queréis, pero si alguna espinita me había quedado clavada en mi primer embarazo, era no haber tenido un parto... Pasar por una cesárea, no poder hacer piel con piel, tardar 16h en ver a mis hijos y no poder caminar recta hasta el cuarto día después de ser madre para mí no es un buen recuerdo.

Desde el principio de mi embarazo le dejé claro al equipo de ginecólogas que me llevaban que, si esta vez mi pequeño se colocaba en cefálica quería intentar un parto vaginal, que evitaría, en la medida de lo posible, volver a pasar por un corte en la barriga.

Nunca me negaron la oportunidad de intentarlo y solo me dijeron que pasaríamos de nuevo por ahí si veían peligrar mi útero.

Pues el pasado 26 de octubre, estando de 40 semanas y 3 días y a las puertas de una inducción, N decidió que su mamá cumpliese su deseo de parir.

A eso de las 2:30 de la madrugada me despertó una primera contracción dolorosa. Para no molestar a mi marido decidí levantarme e irme al sofá por si empezaba la dinámica poder moverme a mi antojo sin que se pusiese nervioso.

La siguiente contracción no llegó hasta cerca de las 4 de la mañana, y a partir de ahí se fueron repitiendo cada 20min. Eran muy llevaderas y tenía tiempo incluso de dormirme entre una y otra.

Los mellizos se despertaron antes de las 8, cuando las contracciones eran cada 15min y ya informé a mi marido de como estaba el tema.

Llamamos a nuestros respectivos padres, que eran los que atenderían a los mellizos cuando fuésemos a la clínica o buscarían con quién dejarlos. Yo avisé a todos de que no me movía de casa hasta que yo decidiese, y aunque insistieron no quise ir a la clínica hasta que el intervalo entre contracciones era de entre 6 y 4min y después de haber comido todo lo que me apeteció, aun aguantando los comentarios de mi madre y mi suegra sobre si debíamos ir tirando o que mejor que no comiese...

Llegamos a la clínica a las 13h, y tachán! La comadrona que me atendió primero en el registro era de la vieja escuela y soltaba comentarios del estilo:

- Buff! Hoy todas venís igual... Solo dilatadas de 2 y con el cuello a medio borrar...

- Yo de ti me iría poniendo la epidural, rompemos bolsa y te ponemos oxitocina o te estarás así hasta mañana.

- Y dale con los partos naturales! Si quieres tener un parto natural ya te puedes ir para casa y volver mínimo dentro de 4h, pero piensa que con la cesárea previa si te pasas muchas horas de trabajo de parto es fácil que la cicatriz se rompa y acabarás en cesárea otra vez.

Pues después de estas perlas, como para cabezona yo, dije que me quedaba, que me trajese una pelota a la sala de registro y que me dejase hacer, que yo la epidural por el momento no la quería.

Me tuvo casi 1'5h estirada en la camilla con el monitor, yo retorciéndome y con ganas de moverme. Cuando por fin me trajo la pelota me dijo que estaban los paritorios ocupados y que tardaría un rato en pasar, a lo que respondí que mientras pudiese moverme que tranquila, y que si ya no aguantaba el dolor ya les avisaría.

La cosa se aceleraba por momentos y a las 16:30 pedí la epidural. Las contracciones eran mucho más fuertes y encadenaba una con otra. Las estaba teniendo cada 1,5min y apenas conseguía incorporarme entre una y otra.

Aun tuve que esperar media hora más para poder pasar a un paritorio, ya que tenían que limpiar el que había quedado libre. Al pasar hacia dentro tuve que pararme 4 veces en un recorrido de 5 metros escasos. La comadrona que me había atendido inicialmente se reía entre dientes de mí, lo ví, pero ella no había vuelto a mirarme desde que había llegado.

Me pusieron la epidural, me monitorizaron y llegó la comadrona pre-histórica para presentarme a su compañera, mi HADA MADRINA. La cromañón se pensaba que iría tan para largo que no quería alargar su turno y por eso le pasó mi parto a otra, que por suerte para mí, era un encanto de chica, muy de partos respetados y de crianza con apego.

Cuando mi hada madrina vio el gráfico de contracciones avisó de que a nadie se le ocurriese ponerme oxitocina. Me explicó que era normal que no aguantase más porqué las contracciones deberían ser cada 3min y no cada 1,5min, y sorpresa, me hizo un tacto y ya estaba dilatada de 7cm y no eran ni las 5 de la tarde.

Como ya no podía moverme decidimos que me rompiesen aguas, y automáticamente pasé a estar dilatada de 9cm, y solo 10min después estaba en completa. Suerte que según cromañón iba para largo mi parto.

Mi hada madrina nos propuso a mi marido y a mi poner la mano para tocar la cabecita de nuestro bebé aun dentro. Se nos iluminó la cara, ya que pensando que nos iba a atender cromañón nunca lo habríamos podido hacer.

Para que N saliese me tuvieron que ayudar empujando sobre mí la comadrona y finalmente con ventosa, porqué no conseguíamos que bajase lo suficiente. Pero para mí, poder parir, aunque no llegué al parto natural, tener a mi bebé sobre mí tal cual salió y compartir ese momento con mi marido fue lo más maravilloso del mundo.

Solo me queda explicaros que esa Hada Madrina se llama Anna Estruch, que es comadrona en la clínica Corachan de Barcelona, y que si tenéis que parir allí preguntéis por ella, ya que es un amor.

Aprovecho para agradecer a mis queridas enfermeras y auxiliares de la planta de maternidad su atención magnífica, como siempre, y que cuando me puse de parto se emocionaran como si fuese una más de ellas.

Un besote para Tami, Meri, Paula, Isa, Xisca, Patri y desde hace una semana a Anna. No es probable que leáis nunca este post pero os tenía que mencionar.

9 comentarios:

  1. Ooohh!!! Suerte que apareció la hada madrina! Y suerte que pudiste hacer parto vaginal! Me alegro mucho, los segundos partos están para sacar espinitas! Yo deseo poder dilatar en casa y poder sacar a mi hija con mis manos. Espero no perder la calmay que todo sea más rápido que con el primero. Un abrazoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que lo conseguirás! En estos casos el coco es lo fundamental para conseguir lo que se quiere, así que a respirar como nos enseñan en pre-parto y calma.
      Besotes!

      Eliminar
  2. Bien!!! Te pregunte por todo después de saber del parto!! La verdad es que es una suerte contar con el hada madrina en forma de matrona!! Me alegro infinito y cuánto peso al nacer? Fue todo genial no? Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final pesó 3,060kg! Casi el doble que su hermana. Y todo genial.
      Besos y a ver si a la próxima gnomita le da por salir un pelín antes y no se te alarga el embarazo :)

      Eliminar
  3. Cuanto me alegro de que te hayas quitado esa espirita que tenías clavada!! Y qué envidia me das :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás como en unos meses te la sacas tu también!

      Eliminar
  4. Vamos! Desde el principio del post estoy con lágrimas en los ojos! Me alegro muchiiiiiisimo por ti y por tu parto vaginal después de la cesárea. Yo también tuve cesárea y me encantaría poder parir si tengo más hijos. En cuanto a las comadronas, hija, hay de todo... Yo no pierdo la esperanza de que las cromañonas vayan desapareciendo y cada vez haya más pro-crianza natural y con apego. Mil besos y a disfrutar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso mandar una carta a la clínica para criticar la parte cromañón y poner por las nubes la manera de hacer de la hada madrina, a ver si así vamos cambiando las cosas poco a poco.

      Eliminar
    2. Me parece estupendo, eso deberíamos hacer todas!

      Eliminar