31/3/15

Monstruua - Respondiendo su post

Antes de nada os enlazo el post al que intentaré responder contando mi experiencia de trimadre desde hace poco. El post es de @monstruua y se llama Cómo me apaño con dos bebés pequeños. 

Pues no, yo tampoco tengo una solución definitiva a todas las situaciones diarias con las que me encuentro, pero igual alguna cosilla diferente hago/hacemos (aquí incluyo al padre de las criaturas).

Sigo el mismo guíon que Monstruua:

Comida: en mi caso desayuno en unas tres tandas... Una antes de que se levanten los mellizos para ir a la guarde, lo que viene siendo a las 6:45 de la mañana. Ahí cae un simple café con leche. Recién levantada no me entra nada más.

Sobre las 8h (antes de que N pida teta) un par de rebanadas de pan bimbo con mermelada y picoteo unos cereales. Y a las 11h mientras estamos de paseo acaban cayendo dos donuts...

Para comer si hay sobras de la cena anterior, o una de las abuelas ha traído tupper perfecto, sino se tira de cosas que se cocinan rápido (pizza, sopa, pasta con tomate).

En la cena el padre de los niños cocina para todos o la thermomix hace su faena.

Con la lactancia en tándem yo también como cómo si no hubiese mañana y no paro de perder peso.

Dormir: el padre se encarga de leerles el cuento a los mellizos y de levantarse si hay algún despertar nocturno en esa habitación, cosa que sucede de manera muy esporádica. Yo me encargo de N porqué teta solo doy yo.

Cuando solo estaban los mellizos los teníamos repartidos. El padre se encargaba de A porqué comía bibe y yo de X porqué comía pecho.

Paseo/Parque: los paseos ahora o se hacen en familia al completo o si solo estoy yo es para ir directos a un parque adaptado a la edad de los mellizos, así no necesitan que los aupe para llegar a ningún sitio y ellos solos se apañan. Además en Barcelona, los parques que son exclusivos para peques de 0 a 5 años están todos vallados y a una distancia mínima de 15m de la calle, y normalmente los padres son muy conscientes de que deben cerrar las puertas de acceso.

Si estoy sola N va en la mochila y tengo las manos libres para coger a los mellizos y cruzar las calles.

De la guardería casi siempre vuelvo sola con los tres peques y cogemos dos autobuses (a mi paso, andando serían solo 12min, al de ellos una eternidad), y nos va la mar de bien.

Si somos más N va en el cochecito y así mientras uno lo vigila el otro juega con los "mayores".

En casa: cuando no se puede salir porqué hay uno enfermo o hace mal tiempo intento tirar bastante de pintar, explicar cuentos, cantar canciones o montar puzzles. Mientras N está en su mantita de actividades jugando o en la hamaca muy atento a todo lo que hacemos.

Cuando ya el nivel de berrinches/conflictos llega a un punto desquiciante me aclamo a Santa Peppa Pig o San Mickey Mouse en la tele, que son los que consiguen calmar los ánimos normalmente.

Y hasta aquí mis aventuras y desventuras de organización de familia numerosa.





No hay comentarios:

Publicar un comentario