10/4/15

Desmontando logística

El pasado martes me reincorporé al trabajo. Era mi cumpleaños; un cumpleaños muy extraño.

Volver a un trabajo en el que, a parte de no agradecer tu dedicación, no te van a pagar hasta dentro de cuatro meses, no motiva lo más mínimo. Pero más duro era dejar a mi bebé de 5 meses, del que ya me he perdido su primera vez girando de boca-arriba a boca-abajo.

Como mínimo, mis compañeros si que me valoran y ya hubo dos peticiones para contar conmigo en sus equipos, y cara de pena de una compañera por no tenerme.

El primer día pasó sin pena ni gloria, pero ya con las prisas de arreglarte antes de que se despierten los niños, despertar a N para darle de comer antes de ir a trabajar, vestir a los mellis, salir pitando al trabajo, tener que llegar a casa rápido para poder dar teta a N y que dejasen de dolerme los pechos (no os recomiendo los cambios bruscos de muchas horas sin dar teta), hablar con la cangudo de N mientras te calientas la comida, comer más rápido aun, ir a buscar a los mellis a la guarde...

Empezaba la racha de correr todo el santo día y tener la sensación de ir tarde en todo (aunque a puntual no me gana nadie).

Pero la logística montada al milímetro se desmontó al día siguiente…

A las 12:30 llamada fatídica de la guarderíaA con fiebre y con unos pocos granitos que apuntan a varicela (la habían cogido un par de compis de clase antes de semana santa).

Segundo día de trabajo y ya tocaba salir antes de hora para ir a por A, aprovecharme de mi padre que está de baja medio clavado de la espalda para que fuese a quedarse con N porqué tenemos la mala pata de que la canguro no ha pasado la varicela, así que llamadita para decirle que tal cual llegase el relevo se fuese para casa, recoger a A y llevarlo 20min en brazos y yo con tacones…

En fin, logística a tomar viento.

Día tres de trabajo y llegando tarde porqué me tocaba a mí llevar a X a la guarde mientras el papi se esperaba en casa a que los yayos llegasen para quedarse con el enfermo y el bebé.

Y además de llegar 1h tarde, sal 1h antes para llevar a A a la pediatra…

Sí, una entrada triunfal en el trabajo.

Hoy por suerte, los yayos han podido llegar pronto, pero a partir del martes no podrán quedarse…

¿No podría haber aparecido la varicela estando yo de baja? ¿O el mes que viene cuando mi suegra ya esté jubilada?


Pues no, el Sr. Murphy tenía que liarla…

No hay comentarios:

Publicar un comentario