8/5/15

La lactancia de X

La lactancia de X empezó en muy malas condiciones. La de A nunca empezó.

Nacieron por cesárea a las 36 semanas de gestación; X con 1’630kg, A con 2’330kg.

Tal cual salieron me los sacaron, se los llevaron corriendo a la UCIN. Por suerte no les pasaba nada, solo eran pequeños y A, en el fondo no lo era tanto, por lo que sigo sin saber por qué fue a la UCIN si ni siquiera estuvo en la incubadora.
X era muy pequeñita, lo que llaman un caso CIR, las siglas de Crecimiento Intrauterino Retardado.

Esa misma noche, empezaron a darles biberón cada tres horas. A empezó con 10ml; X con 5ml y una vía para evitar una hipoglucemia.

Por la cesárea yo no pude ir a verles hasta pasadas unas 17h después de nacer, y por tanto eso de estimular la lactancia de manera temprana fue impensable.

Cuando conseguí ir a la UCIN me explicaron cómo usar el sacaleches y las pautas de conservación de la leche materna. Allí las tomas eran pautadas cada tres horas y si no podía estar para intentar dar el pecho, como mínimo tomarían leche materna.

Empecé intentando amamantar a A (era el “grande” y debía facilitarle el trabajo a X) pero no hubo manera de que se cogiese al pecho. Los tres primeros biberones le habían hecho perder todo el instinto de mamar.

Con X me dijeron que probase, pero que sería difícil que se cogiese al pecho porqué era muy peque, se cansaría… Pero fue cogerla y ella solita, a cabezazos, bajar hasta el pecho  y tener un agarre perfecto. Ni dolor, ni grietas, ni nada malo de lo que te puedan explicar en un inicio de la lactancia.




Los cinco días que estuve en el hospital pasaba las horas entre la UCIN y la butaca de mi habitación sacaleches en mano. A las visitas no les hacíamos caso y solo nos veían a través de un cristal.

El día que nos fuimos con A a casa y la dejamos allí, aparte de partírseme el corazón y llorar mucho, empezó la hazaña de hacer turnos de hospital, intentar reposar para que se curase la cicatriz de la cesárea y sacarme leche ocho veces al día.

Mis sesiones de sacaleches duraban casi una hora cada vez para sacar apenas 120ml de leche. Eso, durante 21 días, son muchas horas sintiéndome una vaca encerrada en una granja.

Pero esas horas significaban que X tuviese leche materna cuando yo no estaba disponible, aunque si del pecho se zampaba 80ml en cinco minutos (eso decía la doble pesada de cada toma), del bibe se tomaba 40ml en 15 minutos, y quejándose.

Fueron 21 días de lactancia “diferida”, pero al llegar a casa no aceptó ni un biberón, e incluso se olvidó de cómo se succionaba ese trasto de plástico que tanto le gustaba a su hermano.

Su lactancia materna fue exclusiva hasta los 6 meses, y ha seguido sin exclusividad hasta el pasado domingo, con 33 meses.

Cuando dejé a los mellis con la canguro al reincorporarme al trabajo, al volver a casa lo primero que hacía era venir hasta mí y estirarme la camiseta.

En verano ir en bikini era un reclamo de “teta disponible” constante.

No os negaré que tuvo una fase en que quiso pasarse las noches durmiendo con la teta en la boca, pero ya tenía 15 meses y me negué… Le ofrecí leche o agua a cambio y acabó aceptando que no podíamos seguir así, o mejor dicho, yo no lo consentía. Necesitaba dormir o no aguantaba el ritmo de los dos bebés.

Poco después llegó el embarazo de N, durante el que esperaba un destete natural que no llegó.



La producción bajó, yo estaba dolorida, pero aguanté y ella no pensó nunca en dejar el pecho.

Le fui explicando que N también comería teta porque no tendría dientes para poder comer otras cosas. Así la preparaba para compartir algo que hasta el momento había sido solo para ella.

Esa explicación nos ha ayudado mucho durante la lactancia en tándem, la verdad, porque ha minimizado mucho posibles berrinches por querer teta cuando estaba comiendo su hermano pequeño, y además ha hecho que ni se les pasase por la cabeza intentar darle de comer algo que no podía.



Después fui yo quien tuvo que aguantar comentarios del estilo “le quita la comida a su hermano”, “es demasiado mayor para mamar”, “no sé cómo aguantas tener a los dos al pecho”, “se te quedarán las tetas como calcetines”… Comentarios desacertados donde los haya. Pero X mientras, disfrutaba con la sobreproducción de leche.

De un par de meses hacia aquí me costaba darle pecho, no me apetecía, intentaba ponerle excusas para que no mamase… En fin, intentaba forzar un destete, y lo único que conseguía eran cabreos tanto por su parte como por el mío.

Al final decidí explicarle que dejaría la teta en una fecha concreta, sin ponerle trabas hasta que llegase el día.

Ella misma ya me decía que solo tomaba de una teta y que N de las dos porque no comía otras cosas.

Así que llegó el domingo y nos hicimos la foto de su última toma.



El lunes cambiamos la teta por un vaso de leche, y no ha vuelto a insistir.


La lactancia de X ha llegado a su fin. Una lactancia preciosa, sin problemas de ningún tipo y que nos ha permitido establecer un vínculo único.



6 comentarios:

  1. Gracias por compartir :) Una historia intensa y preciosa. Yo aún estoy en ello. Ya veremos cómo termina la cosa.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué historia tan bonita! La verdad es que me parece muy entrañable y alucino con la diferencia entre los mellizos. Ahora a ver qué pasa con N, me pica la curiosidad, pero supongo que habrá que esperar unos cuantos meses más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que fue un poco frustrante no conseguir establecer la lactancia con A, pero después de 2 meses de intentos decidí dejarle tranquilo.
      Ya veremos hasta cuando dura la lactancia de N.
      Gracias por leerme y me alegro de que te haya gustado nuestra historia.

      Eliminar
  3. Me ha emocionado vuestra historia de lactancia con X...Cuántos retos superados hasta los 33 meses, sobre todo al comienzo! Y luego conseguir una lactancia en tándem tb...Wooow! Eres una campeona de la teta, Belén! Supermamá con todas las letras! Me quito el sombrero! Besitos! Ah! Y ahora a seguir disfrutando de la lactancia con N ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que campeona, una aries cabezota ;)
      Yo también he revivido muchas cosas que me han puesto las emociones a flor de piel.

      Eliminar