22/5/15

Post-parto ¿qué es y cuánto dura?

¿Cómo veis/entendéis vosotros o vosotras el post-parto?

Incluyo al género masculino porque también lo sufren, aunque tengan un papel secundario.

Yo lo definiría como un período duro, ¡muy duro!

Acabas de parir una, dos o incluso más criaturas. Hace ya un tiempo que no duermes bien porque la barriga hacía que no supieses como ponerte, te levantabas veinte veces para ir al baño, etc.; así que lo de dormir poco ya no es algo nuevo, pero ahora además le añades los desvelos de la crianza.

Tus hormonas son una auténtica revolución y tu estado anímico una montaña rusa con más subidas y bajadas que el Shambala de PortAventura.

Igual ríes que lloras, te ves preciosa o piensas que te has quedado como una foca, sabes que eres la mejor madre que pueden tener tus hijos o de golpe no te ves capaz de sacarles adelante.

Hay días que tienes muchas energías y otro no encuentras la suficiente para levantarte y afrontar el día.

Tu cuerpo ha pasado por un duro trance y te duelen muchas cosas. Y si encima has sufrido una cesárea esto aún dura más, y el simple hecho de incorporarte de la cama puede ser un suplicio.

A todo esto, además, todo tu entorno te bombardea a consejos que en realidad no solo no necesitas sino que pueden minar la confianza que tienes en ti misma.

Yo solo doy un consejo: lo que tú pienses y creas es la mejor opción siempre. Así que dadle la razón como a los locos a quién te intente hacer cambiar de opinión.

Para mí el post-parto dura hasta que una misma se ve bien emocionalmente hablando.

¿Y cuánto dura esto? Pues depende…

Mi post-parto de los mellizos considero que duró menos que la cuarentena. En cambio el post-parto de N aun loveo vigente y está a punto de cumplir 7 meses.

Lo único que puedo deciros es que es un proceso que hay que pasar y que no es eterno.

Si la parte de no encontrar la energía suficiente para levantaros de la cama y afrontar un nuevo día se repite día tras día, no te avergüences, habla de ello y vé al médico. Las depresiones post-parto existen de verdad y no tienes por qué pasarla sola.

Ojo, tener ganas de llorar de vez en cuando no quiere decir que tengas depresión. Todo proceso de cambio cuesta de afrontar y nos hace tener momentos en los que decaemos, y la maternidad es un cambio muy grande en nuestra vida.


Yo siempre agradeceré hasta el infinito el apoyo de la tribu 2.0 y no sé qué habría sido de mí sin twitter, porqué hablar de lo que nos reconcome con alguien que ha pasado por lo mismo, ayuda, ¡y mucho!

4 comentarios:

  1. Que bien que hables de esto, yo cuando abrí el blog la peque tenía ya año y medio y no estaba en ese momento.
    Ahora con mi hermana lo estoy viviendo y te das cuenta de la poca información y que hay momentos en que si no tienes apoyo puedes llegar a pensar que te estás volviendo loca.
    Lo que he aprendido ahora que no supe en su momento es que puedes apoyarte en la matrona del centro de salud y que también se organizan clases de post parto y que seguro que va muy bien compartir con otras personas que están en el mismo momento que tú.
    Pero sobretodo es importante saber que no estás sola y que llega un momento que ves la luz al final del túnel y que incluso olvidas lo que pasaste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la salud mental de una misma, dependiendo de como lo lleves, lo mejor es poder hablar del tema con alguien que esté pasando por lo mismo que tú, o haga poco que lo haya pasado.

      Tendemos a guardarnos las preocupaciones y eso solo sirve para que se enquisten y cueste más liberarlas.

      Eliminar
  2. Te doy la razón, no, te la otorgo con un lazo rojo. Menudo carnaval de emociones y de consejos que no pediste es el post-parto.
    Y sí de acuerdísimo también sobre la tribu 2.0. Cuando no sé algo lo pregunto vía twitter, blog o como sea, eso sí que me reconforta y no lo que dice mi prima segunda la del pueblo.
    De hecho, hoy mismo, ante mi primer resfriado infantil quería preguntar vía twitter pero al final me ha dado vergüenza... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vergüenza por qué? Todas hemos sido primerizas y no hemos sabido qué hacer. Y muchas veces es más fácil preguntar a la tribu 2.0 que no a alguien cercano que te hincha la cabeza a consejos que no pides.

      Aquí todas sabemos lo que es eso, y yo como mínimo intento no avasallar y explicar simplemente lo que a mí me ha ido bien hacer.

      Para los resfriados infantiles por ejemplo mucho lavado nasal y incorporar un poco el colchón de la cuna. Además si los pones a dormir boca-abajo (sí, estoy hablando de algo súper peligroso según algunos) se les tapa menos la nariz y duermen mejor.

      Eliminar