9/6/15

De influencers, cobrar y opiniones objetivas

El tema estrella de mi TL de twitter desde hace un par de semanas no es si cobrar o no cobrar a las marcas/comerciantes/artesanos por un post, foto en instagram, vídeo en youtube, etc., sino cuánto cobrar.

Parece ser que la opinión general es que un post es publicidad para la marca (hasta aquí de acuerdo) y por tanto esa marca debería pagar por la publicidad y no solo regalar el producto para testearlo u ofrecer miseria económicamente hablando (aquí discrepo).

Vale, mi lista de seguidores es mínima, me leen más por cariño o amistad que por lo que pueda aportar seguramente, y por eso igual veo desde este punto de vista todo el temita influencer remunerado. Pero oye, alguna vez nombro marcas y lo hago porque me ha gustado su producto y me ha ido bien, no porque me lo hayan pedido o pagado por ello. Es mi humilde opinión lo que a otros le aporta valor al producto, no una estrategia de marketing.

Cuando busco opiniones sobre lo que sea por internet, creer que el post no está patrocinado para mí le aporta más valor y credibilidad.

¿Cómo sé que un post patrocinado o monetizado tiene una opinión objetiva?

Puede que algunas bloggers, instagramers, youtubers, etc., sean objetivas 100%, simplemente porque en la vida 1.0 tampoco tienen pelos en la lengua, pero señoras (no digo señores porque por estos lares lo que abunda es el género femenino), no nos equivoquemos. Aquí, tanto en el mundo real como en el virtual, quien paga manda y lo que te piden es que les hagas quedar bien, no que pongas de vuelta y media el producto que te han mandado aunque no te haya convencido. Además si les tratas bien es probable que vuelvan a pagarte por otro post en un futuro.

Me ha pasado más de una vez leer un post y pensar ¿Qué hace ésta hablando de esta marca si sé que no es para nada de su estilo? O ¿por qué hace quedar bien este producto si hace unos meses criticaba uno muy similar?

Y no hablemos de amiguismos, que sí que es normal promocionar a quien nos cae mejor, pero igual dejar de lado a otros que puede que hagan lo mismo y mejor tampoco es lo más objetivo.

Que esto último es lo más normal del mundo, que claro que hay que ayudar a los amigos a despegar, pero si de escribir por escribir se pasa a querer sacarle rendimiento económico al post, igual habría que tener en cuenta al resto. Por lo de ser objetivo digo.

Y lo que ya es de traca es intentar que el resto no hable de tal porque a nosotros no nos ha tratado como esperábamos o tuvimos una bronca hace tres siglos. Amigos, enemigos y conspiraciones varias

Últimamente el rol “por interés te quiero Andrés” me cansa y repatea.

Si todos fuésemos más colaborativos y no quisiéramos sacar tajada de todo seguramente nuestra sociedad iría mejor, nos pagaríamos con favores o préstamos de tiempo, y no le pondríamos precio material a todo.

Soy muy consciente de que no se vive del aire, pero no hace falta ser rico para ser feliz. Y os lo digo yo que mi economía familiar cada vez recibe menos ingresos y con menos frecuencia, y que me iría de coña cobrar incluso por hacer retuits.

A todos/as los/as que os sigo solo os pido que si monetizáis el blog lo hagáis con opiniones objetivas, y que si no os gusta un producto lo digáis y deis vuestras razones, aun quedando mal con la marca.

La gracias de los blogs es encontrar la opinión de alguien como uno mismo, gente de la calle, tu vecina o tu compañera de colegio.

Y ahora, que lluevan las críticas y los unfollows.