22/6/15

La lactancia de N

Hace tiempo que imaginaba que la lactancia de N no duraría tanto como  la de su hermana, pero tenía la esperanza de que llegase al año.

La lactancia de N ha llegado a su fin. La decisión ha sido única y exclusivamente suya, y el destete ha llegado apenas un mes después de que destetase a X.

La lactancia de N no ha sido ni tan idílica, ni tan bonita, ni tan fácil como la lactancia de X.

Que X hubiese seguido mamando durante el embarazo había hecho que N tuviese leche nada más nacer. Fue fácil que empezase a comer porque no tenía que trabajárselo demasiado. X le había facilitado la tarea.

A los dos días de parir tuve una subida de leche brutal y N incluso se agobiaba con tanta leche que le salía. Se atragantaba, sacaba leche por la comisura de la boca, se apartaba, y llegaba a rechazar el pecho porque a veces simplemente quería chumar para relajarse y lo que le pasaba con el pecho era lo contrario, se ponía más nervioso.

La sobreproducción tardó dos semanas en controlarse. Dos semanas de dolores, quemazón, sin apenas poder levantar los brazos, empapando discos absorventes por un tubo y con ojas de col dentro del suje para intentar aliviar la igurguitación.

N pilló el truco de que si no cogía toda la aureola no le salía tanta leche y se agobiaba menos, pero eso era una mala postura y me ha llevado a estar al borde de la mastitis en muchas ocasiones durante estos casi 8 meses que ha durado su lactancia, y de las que me he librado gracias al tándem con X.

N solo ha tenido una crisis de lactancia y fue a los 5,5 meses, justo antes de que yo volviese a trabajar, y por tanto casi me gano otra mastitis más por pasar más de ocho horas fuera de casa sin un bebé que vaciase los cántaros.

Es cierto que me he ahorrado tener al peque pegado al pecho todo el santo día cada pocas semanas, pero también ha sido más difícil dormirle y calmarle los lloros, además de que me molesta menos dar el pecho que sufrir todos esos dolores.

Durante las dos semanas que duró la lactancia mixta, N demostró que prefería la teta al biberón, pero claro, a menor estimulación menor producción, lo que tenía como resultado mayor cabreo por su parte.

Entró en juego la cuchara y simplemente le encantó. Cualquier papilla que le des vuela y muy rápido.

Cabe decir que yo quería probar con el BLW pero el entorno no estaba, ni está, por la labor, así que vamos con papillas.

La alimentación complementaria redujo aun más la lactancia materna, y en ese momento decidí destetar a X.

Como os expliqué aquí, ya no me sentía cómoda dando de mamar a X y pensé que era el momento de destetarla. N ya tomaba poco pecho y pensé que ella ya no se tomaría tan mal que me negase a darle teta.

El destete de X desencadenó una menor producción aun, y claro, N lo de trabajarse la lactancia no lo ha hecho nunca, así que entre quejas, mordiscos y tirones de pezón me ha hecho ver que prefiere un biberón a la teta. Y un yogur al biberón, todo hay que decirlo.

Voy ofreciéndole el pecho pero en las dos últimas semanas no lo ha cogido para nada más que para morderme, así que hasta aquí ha llegado mi trayectoria de madre lactante.

Casi 34 meses dando pecho, 33 meses a X, 7 meses en tándem y 3 semanas solo a N. 

Casi tres años dando pecho que hacen que ahora me sienta extraña al no hacerlo


6 comentarios:

  1. Tres años! mucha leche! madre mía, eres mi heroína!
    entiendo perfectamente, yo llevo 5 meses y lo tengo completamente insertado en mi rutina!
    Puedes aprovechar para hacer algo que no hayas podido hacer en estos tres tetaños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no dé teta no quiere decir que tenga las manos libres jejeje!
      Y de heroína poco, esto va como va. Llevas más conseguido tú que yo dando pecho a los dos.

      Eliminar
  2. Bueno bueno, he tenido que dar bibe también...pero sea como sea, lo estoy disfrutando y ellos están creciendo súper bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo más importante, que crezcan sanos (sin contar moquitos) y felices.

      Eliminar
  3. Bueno, si N está bien y se siente a gusto con esta decisión, tomada por sí mismo, entonces no hay más que hablar.
    Nosotras tenemos que sentirnos, bien, tranquilas y no puede ser que la lactancia sea un tira y afloja con el pequeño.
    Yo por ahora le doy pecho, cuando estamos juntas, pero ella misma decide cuando y cómo lo quiere. A veces pienso que se destetará pronto y luego hay días tan calurosos que se pasa el día pegada a la teta.
    Yo también quería hacer el BLW, pero el papi, que es quién se queda todo el día con la peque, no le gustaba mucho la idea, porque tiene miedo que se atragante y esté solo y no pueda hacer nada. Así que papillas. Es lo que hay. Igualmente, los fines de semana, cuando pasa el día conmigo, le vamos dando de nuestra comida. Y si se atraganta, que en algún momento lo hace, pues lo único que se tiene que tener en cuenta es la tranquilidad.

    La verdad es que después de tanto tiempo dando el pecho, me parece de lo más normal sentirse rara al no hacerlo. Es como si una etapa de tu vida acabase por completo.

    ResponderEliminar
  4. Sí, sí, es decisión suya y por tanto no hay nada que decir. Yo le ofrezco pero no lo amorro a la teta aunque no quiera. El se acerca juega a morderme y yo automáticamente me tapo.

    Aquí también es el padre el que no ve claro lo del BLW... Yo pienso que igual que se le da un palito de pan se le puede dar un trozo de carne.

    Y sí, es raro. Pero mira, ha llegado el momento de renovar sujetadores con la tranquilidad que no se quedarán hechos trizas de estirarlos jejeje!

    ResponderEliminar