29/6/15

Ropa de bebé

Llega la semana 24, estás de 5 meses y empiezas a plantearte qué ropa necesitas para el bebé.

Miras en la cartilla del embarazo lo que tienes que poner en la bolsa para el hospital y se te abren los ojos de par en par con la de cosas que pone. Que si camisas de batista, bodies, polainas, jerséis de perlé, ranitas, peucos, gorrito, manoplas, pijamas, peleles…

¡Alto ahí! Primero, la lista es genérica y por tanto no tiene en cuenta épocas del año. Segundo, no hace falta llevarse el armario entero. Si se mancha una muda del peque seguro que abuelos, tíos o quién sea se ofrece a lavarlo y traéroslo impecable al día siguiente.

De todas maneras no me voy a centrar en lo que hay que llevar al hospital, os diré lo que una madre de mellizos primero, y de un tercer bebé después, considera imprescindible y qué prescindible en cuanto a ropa se refiere.

Absolutamente imprescindibles, bodies, bodies y más bodies. Sea verano o invierno, para recién nacidos son la mejor versión de camiseta que pueden usar, y ¿sabéis por qué? Porque no les dejaréis con la espalda o la barriga al aire.

Queramos o no, al coger a un bebé, lo más típico es que las camisetas o jerséis se les suban, por tanto con los bodies evitaremos eso.

Y a medida que ellos crezcan y se muevan más evitaréis que ellos mismos se los suban.

Como os decía en otro post, para mí, los mejores bodies para recién nacidos son los de tipo kimono, que se abrochan cruzados.

Petit Bateau



Y si os dejáis aconsejar sobre marcas las que mejor resultado me han dado son LimoBebé y Petit Bateau.

Aguantan muy bien los lavados y el tacto sigue siendo agradable con el paso del tiempo, no se ponen ásperos. Y no pierden color.

Petit Bateaux son más clásicos y LimoBebé tiene colores muy llamativos.

Limobebé


Para mí siempre han sido muy cómodos los peleles. Por si alguien no sabe que es un pelele viene a ser el típico pijama de bebé de cuerpo entero, con pies incluidos si es de invierno y corto de verano. Pero los hay que no son pijama, sino modelos para salir a la calle.

Es mucho más fácil vestir a un bebé con un pelele que con camiseta, pantalón y calcetines o peucos.

Y oye, a los bebés se les permite ir por la calle con pijamita también. Nadie te dirá que lo llevas en pijama, seguirán diciendo “qué mono va”.

Otra opción de vestuario que me gusta es usar polainas en vez de pantalones. Las polainas son los pantalones que también tapan los pies.

Para mí el tema es evitar en la medida de lo posible los peucos o calcetines. He tenido bebés pequeños, para nada gorditos y siempre iba buscando calcetines o peucos por el suelo o la cuna. Y cuando veía unos que no se les caían los lavaba a mano para poder volverlos a usar rápido.

A partir de ahí, según haga más o menos frío pues añadir jerséis o camisetas al conjunto de polainas.

Sobre éstos si hablo de marcas me puedo extender una barbaridad… Tuc Tuc, Bóboli, Mayoral o LimoBebé de nuevo son marcas de calidad fácilmente contrastable.

Bóboli


Y cuando son más mayores, véase cuando ya andan, sí que se les viste con ropa cómoda y conjuntaditos. Pero no hace falta que para ir al parque vayan con camisa o vestidos y medias… Hay que ser práctico y tener en cuenta que se van a manchar, a arrastrar por el suelo, y que la ropa puede romperse.

Tejanos para niño y leggins para niña, es lo que más hemos usado en esta casa. Y los tejanos con botón de click, que luego llega la operación pañal y nos enfadamos cuando hay un escape, pero resulta que el pobre crío no ha conseguido bajarse el pantalón por culpa del botón…

Mayoral


¿Qué pondría en la de prescindibles en cuánto a ropa de bebé? Fácil, vestidos y abrigos.

Las niñas van muy monas con vestidos, pero cuando ya andan. Si son bebés, lo único que consigues es que se les suban y acaben desabrigadas.

Y con los abrigos van incómodos a más no poder. Le pones un abrigo a un bebé y parecen un muñeco Michelin o Maggie Simpson con su buzo en forma de estrella que no la dejaba moverse.

Si les llevas en el carrito ya van con un saco que abriga un montón, y si les portear los tapas con tu propio abrigo o un cobertor además de darles el calor de tu cuerpo.

Es que cuando lo saco del cochecito coge frío. Pues lleva un arrullo y lo envuelves bien, pero pobrecitos no hace falta ni que acaben sudando ni que no puedan moverse.

Si ya andan y no van en el carro, yo encontré muy prácticos unos abrigos tipo chubasquero de la marca Tuc Tuc. Por fuera son impermeables pero por dentro van forrados con tela parecida a la de polar, así que paran el viento, abrigan y además no son gruesos, con lo que van muy cómodos.

Tuc Tuc

Después de probar esos abrigos, mis hijos no han querido saber de los que son acolchados y gruesos.

Volviendo a la lista de qué llevar al hospital deciros que gorritos con un par son suficientes, y en verano ni eso, con uno para justo el momento de nacer ya vale.

Las manoplas no las he usado en la vida. Me las regaló mi tía y me dijo que era por si nacían con las uñas largas… Pues sí, nacieron con las uñas largas, pero lo que hice fue comprar una buena lima de uñas de esas de cristal que son finísimas y limárselas.

Los bebés necesitan contacto, tienen un reflejo muy instintivo de prensión, así que ¿para qué vamos a complicarles poniéndoles manoplas?

Sobre las camisas de batista ya me pronuncié en el post sobre prescindibles. Pueden ser muy bonitas pero poco prácticas, igual que los jerséis de perlé que no se pueden meter en la lavadora.

Hasta aquí el resumen de lo que yo compraría/pediría que me regalasen y lo que no.

¿Echáis algo en falta?


2 comentarios:

  1. La verdad es que no hecho nada en falta. Yo al hospital llevé lo que creí imprescindible. Dos gorritos, uno de ellos venía con un conjunto de pantalon con peucos y la camisetita. Por supuesto bodys, llevé 3 y después las manoplas. Las llevé por si acaso y la comadrona dijo que no se las pusiéramos y ahí están, guardadas y sin estrenar. Llevé dos ranitas, perfectas para vestirla y desvestirla rápidamente, y lo demás que necesité, llamaba a mi madre y me lo traía cuando venía a vernos al hospital.
    La verdad es que no tienes que llenarte con mil cosas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hacen pensar que necesitamos más cosas de las que tocan. Y reconozco que muchas veces caemos porque no nos paramos a pensarlas y otras porque realmente nos gustan aunque no nos hagan falta.

      Eliminar