11/8/15

Regalos de cumpleaños - Rincón de lectura

¡El próximo sábado los mellis cumplen 3 años!

Ya sabéis que para mi esa fecha trae sentimientos contradictorios, pero vamos, es su cumple y hay que celebrarlo a lo grande.

Cumplirán tres años, y aunque me pese, han dejado de ser bebés, con lo que toca buscar regalos interesantes, que motiven hábitos que serán un regalo para toda la vida.

Desde bien bebitos que les hemos enseñado, leído y dejado cuentos. Hemos ido cultivando un hábito, el de la lectura, que para nosotros es muy muy importante. Leyendo o narrando cuentos a partir de imágenes, se aprende vocabulario en las primeras fases de habla y le añadimos ortografía y gramática cuando empiezan a leer ellos mismos.

Desde hace muchos meses, gracias a los cuentos, las letras que salen en los petit suisse, los anuncios de las paradas de autobús, y de mil carteles con los que se cruzan cada día tienen la necesidad imperiosa de asociar letras sueltas a nombres de personas conocidas, y así reconocen ya casi todo el abecedario.

Pues con todos estos antecedentes, hemos querido crear un espacio dedicado a la lectura. Un pequeño rincón en el comedor de casa, porque si a nosotros nos gusta leer en el sofá, es lógico que a ellos les guste leer cuentos en el mismo ambiente que nosotros y no en su habitación o la habitación de los juguetes (que no de jugar).

Al lado del ventanal del comedor hemos montado el Rincón De Lectura. Cualquiera puede montar uno, porque opciones hay miles. Desde un puff, a un cojín en el suelo, pasando por una tienda de indios o un dosel que cuelgue del techo, con una caja de libros al lado o una pequeña estantería.


En este caso, al ser dos niños de momento, y tres en un futuro próximo los que vayan a ponerse a leer, hemos optado por crear una base un poco más grande, así que nuestra mejor solución (teniendo en cuenta que debía ser algo fácil de mover para poder abrir la ventana) ha sido aprovechar un colchón de cuna.

Habíamos pensado hacer un sofá con una cuna vieja, pero nos la ha pedido un compañero y no hemos podido negarnos a dársela. Además por el tema de abrir la ventana no era práctico...

Un colchón de 120 x 60 cm de Ikea sobre una alfombra tipo puzzle de goma eva, con una bajera de LimoBebé que lo proteja de un color vivo y unos magníficos cojines de Ikea, conforman el "sofá" sobre el que ellos se podrán acomodar a leer.







Para tener unos cuántos cuentos a mano hemos comprado una caja de madera pintada de MuyMucho, que dejaremos al lado del colchón.






Y para rematar el rincón encontramos un vinilo chulísimo en Chispum con la leyenda de Sant Jordi, que es el cuento más explicado, leído e incluso representado con títeres en casa de este año.



¿No lo encontráis genial?

Ésta será la sorpresa grande que se encontrarán los mellis cuando lleguen a casa el sábado y que espero que les entusiasme tanto como me entusiasma a mi.

¿Vosotros tenéis algún rincón especial para leer?