16/11/15

Todos somos iguales

El fin de semana 7 u 8 (aún no se sabe del cierto) terroristas del llamado Estado Islámico (que yo llamaría más bien Estado de Fanáticos Islámicos) perpetraron una gran matanza en la ciudad de París, dejando la Ciudad de la Luz sumida en sombras y teñida del color negro que entraña el miedo.

¿Quiénes eran los que dispararon o se inmolaron? Pues no lo sé, lo único que intuyo es que eran personas que lo tenían todo perdido en la vida y a quién alguien convenció que haciendo eso serían algo grande y pasarían a la historia. Y sí, hicieron algo grande y pasarán a la historia, pero por lo malo que ha sido.

No soy psicóloga ni pretendo psicoanalizar nada, pero cuando alguien está en un hoyo tan profundo del que no se puede salir, si de cualquier manera se ve muerto, es probable que si alguien le ofrece algo, por pequeño de sea, se deje convencer rápido. Y con ésto no estoy justificando lo más mínimo a los terroristas, que quede claro, porque matar o dañar a alguien nunca es la solución a nada.

Los que perpetraron los atentados son simples peleles de alguien poderoso, que tergiversa la información para promover odio, y de esta manera conseguir su fin, ganar adeptos, crecerse y conseguir más poder. Y eso pasa allí y aquí.

Hace menos de un mes escribí este post, en el que hablaba de cómo una niña conseguía hacer bailar a su ritmo a otros compañeros.

El atentado de París es eso mismo a gran escala. Alguien se cree Dios o Alá y habla en su nombre, y como es poderoso nos creemos todo lo que dice y le seguimos.

Y eso pasa porque nos han convencido que no todos somos iguales y por tanto no nos merecemos lo mismo. Que cada uno con sus pros y contras, no podemos convivir con otros que realmente lo único que tienen diferente es el tono de su piel. Porque lo de aquí somos mejores a los de allá, y tal se merece más que cuál.

Los idiomas se aprenden, las religiones se enseñan (en algunos casos adoctrinan), la cultura se hereda y se vive. Pero todo ello son complementos que visten al ser humano.

Para mí, y lo que intento explicarles a mis hijos, es que el ser humano es bueno por naturaleza, que todos somos iguales y las diferencias son simples accesorios, y por tanto, si todos nos respetásemos no existirían esas diferencias que nos han impuesto.

Hace 500 años los que declaraban guerras indiscriminadamente eran los católicos en nombre de Dios y ahora lo hacen los yihadistas en nombre de Alá. Tantos unos como los otros solo querían y quieren poder, y les da igual los que tienen debajo, las muertes que son “daños colaterales”.

Perdonad la expresión pero jugar a guerras no es más que presumir de quién tiene el rabo más grande y mea más lejos con consecuencias muy muy malas. Nunca deberíamos reaccionar en caliente ante este tipo de ataque. Ni los altos mandos mandando bombas ni los de a pie juzgando que los mal llamados moros son asesinos, todos ellos.

Los refugiados son humanos, como nosotros, que huyen de que los maten en sus casas, igual que hicieron nuestros abuelos o bisabuelos en la Guerra Civil o la 2ª Guerra Mundial, o igual que lo hicieron los parisinos cuando oyeron tiros y explosiones.

No generalicemos en según qué temas, porque haciéndolo lo único que conseguimos es generar más odio, más diferencias y más dolor.

Perdonad el salto en la línea editorial del blog, pero ciertos temas me pueden.


Como digo siempre, con educación, respeto y saber estar ganaríamos parte de la humanidad que hemos perdido en los últimos siglos.

6 comentarios:

  1. Es un tema tan tan delicado, que no me veo suficientemente informada (y creo que nunca lo estaré) para poder dar una opinión con fundamento sobre el tema guerra en general. Lo que sí opino como tu es que hace falta más respeto y educación; aquí y en todas partes. Y por quien de verdad lo siento es por todos los muertos y familiares de las víctimas inocentes, tanto parisinas como de cualquier parte del mundo.

    ResponderEliminar
  2. Yo pienso igual. Me parece que siempre en nombre de un ser supremo se hacen barbaridades como las vividas en París este viernes o en cualquier parte del mundo en cualquier momento, pues no podemos dejar de pensar no solo en los refugiados, si no también en aquellas personas atrapadas que no pueden escapar. Pero y nuestros países, nuestros mandamases mandas las tropas a estos países para "ayudar", para "someter", para intentar "calmar", da igual la excusa, a veces es todo una cortina de humo para sus verdaderos intereses. Vamos a sus países, los coaccionamos, les hacemos la vida imposible, matamos a sus seres queridos y porqué? Realmente sabremos el verdadero porqué alguna vez?
    Y hablo de que lo hacemos todos, porque es nuestra sociedad, nuestro país, nuestras tropas las que están ahí. Muchos de nosotros en contra de todo esto, pero el gobierno hace lo que le da la gana, muchas veces sin escuchar al pueblo.

    Lo peor es generalizar y es que no solo lo hacemos con esto. Lo hacemos siempre y eso, aparte de no estar bien, hace que los más pequeños se confundan. Nuestros hijos nacen sin ser racistas, sin odiar, pero con nosotros, con lo que les enseñamos tanto los padres como la sociedad, se convierten en eso. Esta gente que hace estas barbaries fueron niños, niños que se suponen que fueron inocentes, pero en algún momento algo pasó, algo hizo que cambiaran.
    Esta gente odia, odia y está cansada. Está cansada y decide acabar con todo "a lo grande" llevándose el mayor número de personas por delante. Pero hay otras personas que aún estando cansadas y viendo las injusticias que vive su pueblo no odian, intentan salir adelante, intentan tener esa oportunidad, intentan, al fin y al cabo vivir.
    El sábado cuando me desperté y vi las noticias pensé en mi familia. Familia que tengo en París, familia que debían estar en algunos de esos lugares, si no allí, cerca. Por suerte no estaban ,por suerte no les pasó nada. Pero entonces pensé, y si les hubiera pasado algo?? Y la gente que vive con este sin vivir día tras día, que ve morir a sus amigos, a sus familias, a sus hijos...
    En fin, como dice Arantxa ,es un tema delicado y nunca sabremos suficiente para poder estar totalmente informadas de todo lo que pasa.

    ResponderEliminar
  3. Es muy complicado, saber quien está detrás, si les mueve la religión (aunque sospecho que no todo se reduce a eso), intereses de algún otro tipo, odio, desilusión, etc..Pero no se puede jugar con la vida humana, ni juzgar a la ligera. Todos deberíamos ser iguales, pero hay desigualdades, el asesino, el terrorista debería ser juzgado y no quedar impune, pero a veces, la justicia tampoco es justa ni igualitaria. Lo que sí sé es que ya no podremos estar nunca más seguros, la idea de seguridad ha muerto. besitos!

    ResponderEliminar
  4. Hola guapas! Os respondo a las tres.
    Totalmente de acuerdo en que es un asunto muy delicado, que no tenemos ni una décima parte de la información... Pero el fondo de mi mensaje es que si todos nos hubiesen educado en la igualdad es más que probable que no pasasen estas cosas.
    Pongo un ejemplo. Mi pueblo, de poco más de 4000 habitantes, siempre tenía las puertas de las casa abiertas, no había más conflictos que los típicos chismorreos de pueblo hasta que empezaron a llegar familias búlgaras. Cuando eso sucedió la gente empezó a cerrar las puertas de sus casas y a malfiarse.
    Los únicos tres robos que ha habido desde entonces los han perpetrado gente española, no búlgaros, ni moros ni rumanos. Igual que los pocos que había habido antes.
    ¿Por qué ese cambio en la manera de actuar? Porqué alguien dijo que venían a quitarnos el trabajo y a robarnos, solo porque no eran españoles.
    Está claro que quién hace daño a alguien tiene que pagarlo de algún modo, pero la justicia del medievo no parece la manera correcta.

    ResponderEliminar
  5. Esto se nos escapa de las manos. Los ataques terroristas de este tipo están bajo el velo del nombre de Alá, es muy fácil convencer a gente bajo el nombre de su dios que si hacen esto salvarán su país, su patria, sus familias y amigos, porque esta gente que asesina, que se inmola, que dispara a otras personas que no tienen sus mismas creencias son personas que ya no tienen nada que perder, la mayoría gente que han sufrido muertes en sus familias, que no han tenido acceso a la educación, que han sufrido durante años un "lavado de cabeza" de odio hacia lo occidental.
    Pero estas personas son solo los correos de esta droga maligna, aquí hay otros factores mucho más importantes EL DINERO, EL PODER, EL CONTROL del PETRÓLEO. Si miramos el mapa veremos como son estos países los que controlan más del 80% de el oro negro que tanta falta hace a los países occidentales, falta porque se niegan a buscar otras fuentes de energía, si nos decantáramos por otras opciones otro gallo cantaría.
    Luego está la convicción de los Occidentales que "nos creemos que somos el ombligo del mundo" que tenemos que ser dueños y señores del planeta y de todo lo que lo habita, y creamos fronteras y países con escuadra y cartabón, y nos repartimos riquezas, personas y tierras a nuestro antojo. ( no todos nos creemos superiores y los que no estamos en ese saco somos los que tenemos que darle la vuelta a la tortilla, debemos empezar a mover pieza)
    Basta ya de jugar con la vida de seres humanos, para cualquier gobierno, las muertes de 130 personas o 1000 personas no son nada más que efectos colaterales de su propia guerra por escalar en la torre del poder, que nos atacan pues atacamos y encima lo mostramos por televisión porque somos más fuertes. Pues cuidado con lo que hacéis porque estáis jugando a algo muy grave, a la muerte, y la gran mayoría no queremos jugar, QUEREMOS VIVIR, disfrutar de nuestra familia, de nuestro trabajo, de los días de sol y los días de nieve, vivir y reir, vivir y amar.
    Dejar de pensar en sitios estratégicos, que esto de la guerra fría, del medievo, de la guerra de las guerras ya está muy cansino, Estamos en la era de la información, de las tecnologías, de donde las fronteras no deben existir donde en 24 horas estás a la otra parte del mundo, que esto de estrategias???? Venga ya Vivir y dejar Vivir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado lo de que nos creemos el ombligo del mundo, y añadiría que muchos nos podrían mirar por encima del hombro porque sobreviven en sitios donde nosotros no aguantaríamos ni 24h.
      Gracias por tu aportación.

      Eliminar