14/1/16

Padres pasotas

¿Os habéis encontrado con padres o madres pasotas? Yo sí, y no puedo con ellos...

Os pongo ejemplos, por si no sabéis de lo que os hablo exactamente... Considero padres y madres pasotas aquellos que ven como su hijo o hija molesta, pega o quita juguetes a otros niños sin decirle nada. O ven como su pequeño se pone en peligro él mismo y tampoco le dicen nada.

No soy una madre obsesiva del control ni mucho menos. Le doy a mis hijos libertad de movimiento pero siempre con un ojo vigilante para comprobar que no hacen nada que no les gustaría que les hiciesen a ellos mismos o que se puedan poner en peligro (subirse a un sitio que no toca, ponerse demasiado cerca de la calzada o vía del metro, tocar elementos eléctricos...).

Antes de ser padres nos veíamos casi semanalmente con un grupo de amigos. En ese grupo, los primeros en ser padres han criado un niño que es un tirano y aún no tiene 6 años. Pega, chilla y molesta sin venir a cuento al resto de los niños. Y sus padres no le dicen nada.

Según ellos es inútil llamarle la atención. ¡Pues claro que es inútil! Si cuando tenía malos comportamientos hacia los demás, en vez de explicarle que eso no estaba bien o llamarle la atención, lo que hacían era defenderle, ahora el niño encima se viene arriba y las hace aún más grandes.

Total, que cada vez nos da más pereza juntarnos con ellos.

En el parque estoy cansada de ver padres y madres pegados a sus móviles que no prestan atención al comportamiento de sus hijos. ¿Y quién paga el pato? Pues los que se portan bien, porque no pueden seguir con su juego "sano". Bien porque les molestan directamente, bien porque igual hay un niño mayorcito que se sube al tejadillo de una caseta pensada para niños pequeños y les da miedo pasar porque les puede saltar encima.

Además, no le digas nada a esos niños, porque entonces es cuando los padres pasotas se despiertan de su letargo y te sueltan que no eres nadie para llamarle la atención a sus hijos.

Y si les replicas que tus hijos no tienen que aguantar el comportamiento del suyo, te dicen que son niños y que no pasa nada.

Está claro que no hay más ciego que el que no quiere ver.

¡Ah! También tenemos a los que admiten que sus hijos son unos terremotos, pero no hacen nada por pararles. Que digo yo que si eres consciente de que lo que hacen no está bien, mejor que actúes, ¿no? Me parece más grave que los ciegos por elección.

Señoras y señores, o paramos esos comportamientos a tiempo o no me extraña que luego no se respete ni al tato en esta sociedad.



Una cosa es la curiosidad de un niño y otra que no respeten a nada ni a nadie y no les eduquemos para corregir esa actitud.

10 comentarios:

  1. Tienes toda la razón, nosotros tenemos las herramientas para educar a nuestro hijo, peroneso implica esfuerzo y mucho trabajo, es mas comodo estar pegado a la pantalla de un móvil o reir las gracias...

    ResponderEliminar
  2. Qué quieres que te diga, a mi este tipo de padres no me gustan nada. Desde la más tierna infancia les tienes que enseñar que hay cosas que están bien y otras mal y eso no es en el cole es en casa. Cuando he coincidido con este tipo de padres cuando mis hijos han sido pequeños mi tendencia a sido la de alejarme, es inevitable. Además si no les enseñas desde pequeños a la larga a estos niños les cuesta hacer amigos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros también nos apartamos ante situaciones así, pero a veces me da rabia tener que irme y que no puedan disfrutar porque otros no hacen el trabajo que deben hacer, que es ejercer de padres y educadores.

      Eliminar
  3. Aixxxxx como lo entiendo. A mi no me gustan nada. Me gusta dejar libertad a Carlota,pero siempre tengo un ojo encima de ella. A veces hace cosas que no están bien y es ahora siendo pequeña cuando tengo que enseñarle. A veces mis padres le ríen alguna gracia que no es graciosa como cuando pega para hacer que alguien despierte. Les pido que no lo hagan que le enseñen que se acaricia se toca pero no se pega.
    Odio y sí odio y no soporto que haya padres que se rían que se escuden en eso de es que son niños y es normal o que son muy movidos y que no saben como pararlo. En fin... que es difícil educar pero debemos enseñar desde pequeños que no hagan a la gente lo que no quieren que le hagan a ellos si no como tu dices, se convertirán en unos tiranos.
    Si me encuentro padres así dejo de quedar con ellos. Porque no soporto el pasotismo en general y este lo odio en particular

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, que no solo debemos educar a nuestros hijos. Muchas veces tenemos que decirles a los adultos de nuestro entorno como deben reaccionar ante según qué situación para que los niños no se hagan un lío, porqué si unos nos dicen que una cosa no está bien y otros van y se ríen ¿qué interpreto?

      Eliminar
  4. Yo no soy nada protectora, es más, me considero mas bien lo contrario. Les dejo mucha libertad y autonomia pero con limites. Se como son y no suelo defenderlos con ojos cerrados.
    Tengo amigos que sus hijos nunca hacen nada y cuando los ves en plena faena y les dices algo es el tuyo el que ha empezado. Este tema da para mucho jejejeje. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso cuando pasa algo también hay que preguntar a los diferentes implicados qué ha pasado exactamente. Pero tener un ojo encima siempre aunque les demos libertad de movimiento es lo ideal.

      Eliminar
  5. A mí los padres pasotas no me gustan nada más, pero en mi caso soy una madre sufridora porque muchas veces en el parque o cuando nos reunimos con otras madres y niños es Rosquis el que pega o araña a los demás. Y resulta violento que, aunque le intentes separar o decir que está mal su comportamiento, los otros padres te miren como a una criminal a tu peque o a tí.A veces,la crianza es complicada y hay que mirar detrás de cada situación muy bien, sin prejuzgar ni a niños ni a padres. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero cuando pega o araña, ¿qué haces?
      Los míos saben que les aviso sólo una vez si molestan, pero si pegan no hay aviso que valga, nos vamos y punto.
      Llega un punto que no solo es separar, tienes que poner el límite para que no ocurra. Y si sabes como es Rosquis, avísale antes de ir a los sitios de lo que pasará según el comportamiento que tenga.
      Si quedo contigo y alguno de mis hijos pegase al tuyo, igual dejaría el café a medias, pero ten por seguro que no pasaría una segunda vez.

      Eliminar