15/2/16

El Protagonista de la Semana 2ª parte

Hace dos semanas os expliqué que A iba a ser el protagonista de la semana de su clase, lo que comportaba serlo y la actividad que realizamos con sus compañeros.

Pero me faltó explicaros la otra cara de la moneda, los sentimientos y emociones que le trajo a él ser el Prota y los que le trajo a X.

Nos lo montamos para recoger rápido al peque en la guarde e ir todos a recoger a los mellis. Pasamos primero por la clase de X y los cuatro fuimos a la de A. Como era de imaginar, salió pletórico, con la mascota de la clase y la maleta viajera.

A quién le cambió la cara nada más ver lo que llevaba A en las manos fue a X… La pobre se puso tensa, bajó la mirada y mientras A iba a la clase de ella a contarle a su tutora que era la mascota lo había elegido, X pasó de largo sin ni mirar a su maestra y se sentó en un rincón con la cabeza gacha.

Al llegar a casa, mientras el papi le hacía fotos a A con la mascota para poder ir a imprimirlas, X explotó.

La pobre empezó a llorar con una tristeza brutal. Y entre los lloros me decía “mami, que yo me porto bien y el tete no!! Tenía que ser yo la prota y no él”.

X tenía razón. Su hermano en casa no se está portando demasiado bien últimamente, y ella en cambio es un cielo de niña. Pero el colegio es un escenario totalmente diferente y allí A sí que se porta bien, y eso intenté explicarle.

Seguía sin convencerla demasiado, pero llegamos al acuerdo con A de que le prestaría la mascota y la maleta viajera algunos ratos. Y sinceramente, quién cuidó de la mascota todo el fin de semana fue X y no A.

Aprovechando esto le contamos la historia de que como había cuidado tan bien de la mascota de P3-C, seguro que ésta hablaba con la de P3-A para decirle lo buena que era X y que la eligiese pronto.

El lunes siguiente por la tarde tuvimos reunión de padres en el cole y al acabar nos quedamos un rato charlando con la maestra de X, le contamos lo sucedido y nos dijo que la pobre se merecía ser prota desde principios de curso, pero que lo había ido alargando por el tema del habla. Pero que daba igual, que ya la ayudaría ella a explicar un poco las cosas y que sería la siguiente prota, así tendría un buen recuerdo y no sufriría más, que bastante sentida es mi niña.

Total, que el viernes pasado una preciosa Cenicienta salió del cole pletórica cargada con la mascota de su clase y otra maleta viajera. Y nos ha tocado por segunda semana consecutiva ir a la escuela a hacer una actividad con los niños, pero hemos repetido y hemos hecho 25 memories más.