18/2/16

Pechos con problemas II: pezones planos o invertidos

Siguiendo con la serie de posts de “pechos con problemas” sobre lo que voy aprendiendo en el curso de Asesora de Lactancia, hoy quiero hablaros de los problemas que pueden tener para lactar algunas mujeres con pezones planos o invertidos.

Quedaros con la palabra algunas, y me atrevería a decir muy pocas, porque no todas las mujeres con pezones planos o invertidos presentan problemas y os explico el porqué.

Todo viene por la fisiología del pecho, y hay pezones que aparentemente son planos o invertidos, pero tienen suficiente tejido y los conductos suficientemente largos para que protuyan (salgan hacia fuera) y puedan lactar sin problemas.

Si tienes los pezones planos o invertidos, pero cuando tienes frío o te excitas, la punta del pezón hace acto de presencia no deberías tener problemas para amamantar. Sólo necesitas algo más de información para saber cómo abordar la lactancia sin dificultades.

Para empezar, recordad que los bebés no maman del pezón, sino que maman de la aureola, y por tanto que antes de estimular el pecho el pezón esté escondido no es un problema y debes creer en tu capacidad para amamantar, sin necesidad de pezoneras.

Como la información es poder, qué mejor que acudir a un grupo de apoyo a la lactancia para aprender cómo proceder en el inicio de la lactancia si tienes este tipo de pezones.

El contacto precoz piel con piel y aprovechar al máximo esos momentos tan reactivos del bebé suman aún más importancia en estos casos.

Y como truquillo, que seguro que os explicarán la mar de bien en un grupo de apoyo a la lactancia, os diré que podéis usar el dedo para pasarlo por la mejilla del bebé y que reaccione por instinto abriendo la boca como si bostezara, y así introducirle la aureola en la boca, con el pezón apuntando al paladar.

El tejido del pezón es muy elástico (crece hasta casi tres veces su tamaño mientras el bebé mama) y puede ser que a medida que avance la lactancia el pezón quede hacia fuera incluso entre una toma y otra.

Si normalmente ya es importante no dar elementos al bebé que puedan confundirle por el tipo de succión, en estos casos aún lo es más. Así que evitar ofrecer chupetes, tetinas o pezoneras hasta que la lactancia esté bien establecida.

Hay muy pocos casos, pero los hay, en los que los pezones planos o invertidos tienen esta forma a causa del poco crecimiento del tejido muscular o de unos conductos muy cortos o inexistentes. Es en estos casos donde amamantar se convierte casi en imposible, ya que la protusión del pezón sólo se consigue rompiendo tejidos internos, lo que causa mucho dolor.

Espero que esta serie de posts sirvan de ayuda.

10 comentarios:

  1. Que buena información nos estás pasando últimamente. Cuando nació Carlota una enfermera me miró y me dijo: ufff, lo vas a tener complicado eso de dar el pecho. Le pregunté el porqué y me dijo que tenía los pezones planos y que ella no conseguiría engancharse bien. Yo no le hice mucho caso, pero mi madre sí. Tanto que se la encontró en el pasillo del hospital y le preguntó qué podía hacer yo para ayudarme y le dijo que me comprara formadores de pezón. Sabes dónde están esos formadores???
    Sí, en la caja. Me los puse una vez, solo una, y es que aparte de ser muy incómodos, se sale la leche si te mueves un poquito, sobre todo cuando la subida es máxima.
    Y ella se enganchó genial y sin problema.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues porqué no le dio por decirte que comprases un artilugio que se parece a una jeringa para sacar hacia fuera el pezón... Vi un vídeo y me pareció un método de tortura.

      Eliminar
  2. A mí me pasó como a Mami Reciente, bueno, una cosa parecida. Cuando nació el pequeñajo, una enfermera me dijo que con esos pezones iba a ser muy difícil dar el pecho, que tenía los pezones planos, y yo que hasta ese entonces creía que eran normales! ingenua de mí! compré unas pezoneras, las usé durante una semana o diez días y después ya di el pecho sin "ayuda" de nada, 23 meses le di el pecho a mi pequeñajo, hasta que se destetó él sólo.
    Ahora, con este segundo bebé, todo ha ido más rodado, y he tenido menos problemas para dar el pecho, se ha enganchado muchísimo mejor...
    Pero me da que pensar, en las mujeres que habrán tirado la toalla a la hora de intentar dar el pecho, esas mujeres que se habrán rendido por las palabras de una enfermera y habrán corrido a comprar un biberón para ahorrarse complicaciones...
    Besos
    Cuentos de amatxu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte pudiste abandonar rápido las pezoneras.
      Y ahora ha ido todo más rodado porqué tienes la experiencia previa y sabes por donde tirar. Pero sí, la de lactancias que se habrán ido al traste por comentarios en las plantas de maternidad.

      Eliminar
  3. pues aqui otra con el mismo problema... pero la niña no se enganchaba, a mi no me daba la subida... la comadrona diciendome que aquello no tiraba para adelante y encima el segundo dia ya tenia la niña chupete en la boca... vamos, que fue un cumulo de situaciones.... pero para el segundo me viene muy bien la información!
    NiblogNibloga
    BESITOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el segundo me tienes aquí para ayudarte, ya lo sabes!

      Eliminar
  4. Muy buen post, no se suele hablar de estos temas y es una información que vendría bien tener ya en el embarazo. Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cursos de preparación al parto deberían tener clases de lactancia bastante extensas. Así que a falta de esas explicaciones, intentaremos darle difusión las asesoras de lactancia

      Eliminar
  5. Yo recuerdo que con el mayor se empeñaron en decir que mi pezon era muy pequeño. Recuerdo a mi madre preocupada porque el peque comia solo de uno y se dormía. Ahora en mi tercera lactancia mi pezón es grande y la lactancia como las otras exitosa. Por cierto ya se agarra mucho mejor y abre mas, cogiendo la aureola. El truco de la nariz me funcionó. Muchisimas gracias. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te funcione el truquito. Y felicidades por esas tres lactancias.

      Eliminar