18/2/16

Pechos con problemas II: pezones planos o invertidos

Siguiendo con la serie de posts de “pechos con problemas” sobre lo que voy aprendiendo en el curso de Asesora de Lactancia, hoy quiero hablaros de los problemas que pueden tener para lactar algunas mujeres con pezones planos o invertidos.


Quedaros con la palabra algunas, y me atrevería a decir muy pocas, porque no todas las mujeres con pezones planos o invertidos presentan problemas y os explico el porqué.


Todo viene por la fisiología del pecho, y hay pezones que aparentemente son planos o invertidos, pero tienen suficiente tejido y los conductos suficientemente largos para que protuyan (salgan hacia fuera) y puedan lactar sin problemas.


Si tienes los pezones planos o invertidos, pero cuando tienes frío o te excitas, la punta del pezón hace acto de presencia no deberías tener problemas para amamantar. Sólo necesitas algo más de información para saber cómo abordar la lactancia sin dificultades.


Para empezar, recordad que los bebés no maman del pezón, sino que maman de la aureola, y por tanto que antes de estimular el pecho el pezón esté escondido no es un problema y debes creer en tu capacidad para amamantar, sin necesidad de pezoneras.


Como la información es poder, qué mejor que acudir a un grupo de apoyo a la lactancia para aprender cómo proceder en el inicio de la lactancia si tienes este tipo de pezones.


El contacto precoz piel con piel y aprovechar al máximo esos momentos tan reactivos del bebé suman aún más importancia en estos casos.


Y como truquillo, que seguro que os explicarán la mar de bien en un grupo de apoyo a la lactancia, os diré que podéis usar el dedo para pasarlo por la mejilla del bebé y que reaccione por instinto abriendo la boca como si bostezara, y así introducirle la aureola en la boca, con el pezón apuntando al paladar.


El tejido del pezón es muy elástico (crece hasta casi tres veces su tamaño mientras el bebé mama) y puede ser que a medida que avance la lactancia el pezón quede hacia fuera incluso entre una toma y otra.


Si normalmente ya es importante no dar elementos al bebé que puedan confundirle por el tipo de succión, en estos casos aún lo es más. Así que evitar ofrecer chupetes, tetinas o pezoneras hasta que la lactancia esté bien establecida.


Hay muy pocos casos, pero los hay, en los que los pezones planos o invertidos tienen esta forma a causa del poco crecimiento del tejido muscular o de unos conductos muy cortos o inexistentes. Es en estos casos donde amamantar se convierte casi en imposible, ya que la protusión del pezón sólo se consigue rompiendo tejidos internos, lo que causa mucho dolor.

Espero que esta serie de posts sirvan de ayuda.