7/3/16

Inducir la lactancia

No os voy a explicar por enésima vez que estoy haciendo un curso de asesora de lactancia, porqué ya lo he hecho varias veces, y si cada dos sábados miráis mi TL de twitter veréis que lo lleno de tuits sobre temas varios de lactancia con el hashtag #Fedecata2016, así que dejo de daros la tabarra para explicaros algo muy interesante y que poca gente conoce.

Hoy me gustaría hablaros de la inducción de la lactancia, que significa conseguir que una mujer que no ha estado embarazada en los 6 meses previos, produzca leche.

Alguno o alguna ahora mismo se estará preguntando por qué necesita producir leche una mujer que no ha estado embarazada y os voy a poner algunos casos:

- Madres adoptivas

- Maternidades subrogadas

- Parejas de madres

Para mí la lactancia era mucho más que los posibles efectos beneficiosos para el bebé en comparación a la leche de fórmula. Era un momento solo nuestro, de mis hijos y yo, con unas miradas que irradiaban amor, una conexión especial... Por eso creo que es genial que mujeres que no han gestado a sus hijos puedan establecer ese gran vínculo mediante la lactancia.

Pero la inducción no es fácil... Hay varias maneras de lograrla, pero para todas se necesita mucha paciencia, convicción y apoyo.

Los doctores Newman y Goldfarb crearon unos protocolos pensados para mujeres que tienen más de 6 meses para prepararse, las que no tienen más de 2 meses y para las que ya están en la menopausia (sea por la edad o por problemas médicos).

Estos protocolos se basan en la administración de fármacos hormonales (estrógenos y progesterona) y fármacos galactogogos (productos para aumentar la producción de leche), y en la estimulación del pecho mediante sacaleches. Los tratamientos le hacen creer al cuerpo de la mujer que está embarazada, preparándola para producir leche.

En el caso del protocolo largo, casi todas las madres consiguen la producción de leche necesaria para el bebé. En cambio, en el protocolo corto, es probable que al principio se deba suplementar.

¿No os parece genial poder conseguir amamantar aunque no hayas gestado? Y en el caso de parejas de madres, para el bebé debe ser la bomba tener cuatro tetas disponibles que le puedan alimentar.

Pues tengo el placer de presentaros un testimonio de primera mano, el de Marta (@serdosmamis en twitter) y Noemí,su pareja, madre reciente de mellizos, quiénes han accedido a responder unas preguntas sobre su experiencia, y a las que agradezco enormemente su colaboración en este post.

Aquí os dejo la entrevista que he podido hacerle:

¿Podríais presentaros en unas pocas líneas?

Somos Noemí y Marta, dos novatísimas mamás de mellizos que viven en la provincia de Barcelona. Llevamos muchos años juntas, pero los peques se resistieron un poco a llegar a la tripita de Noe.

¿En qué momento decidisteis que seríais ambas quienes amamantaríais a vuestros hijos? ¿Ya estabais embarazadas?

Durante la búsqueda del embarazo ya supimos de la posibilidad de poder dar el pecho las dos. A mí (Marta) siempre me han interesado los temas relacionados con la maternidad, sobre todo la lactancia materna, pero no me planteé la posibilidad de llevar a cabo una inducción hasta que supimos que venían nuestros dos pequeños, porque a pesar de que es una forma preciosa de establecer un vínculo con nuestros hijos, también podría ser una ayuda para Noe, para que toda la carga de la lactancia de dos no recayera sobre ella.
En muchos momentos surgieron dudas de qué era mejor, pues de alguna manera el poder amamantar a los bebés lo podríamos considerar un privilegio exclusivo de la mamá gestante y no sabíamos cómo lo íbamos a gestionar entre emociones, sentimientos y hormonas.


¿Fuisteis vosotras quienes buscasteis información sobre inducir la lactancia o alguien os lo explicó?

Sabíamos que podíamos hacerlo y más o menos la idea, pero el proceso era algo más complejo de lo que nos pareció al principio. Básicamente encontramos información por internet, la comunidad de ALBA Lactancia fue de mucha ayuda. Pero sobretodo fue encontrar experiencias personales que nos explicaron en primera persona cómo lo hicieron ellas y poder preguntarles todas nuestras dudas.

¿Cómo es el proceso?

Hay algunas formas de lograr la inducción, diferentes protocolos más cortos o más largos, pero principalmente es la estimulación lo que hace que se produzca la leche. 

Los protocolos implicaban medicación, que no está exenta de efectos secundarios y necesita cierto control médico. Además, el tiempo se echaba encima y ya íbamos algo tarde. Así que yo que soy cabezota como nadie, pensé que sólo con la estimulación constante sería suficiente.

Unos dos meses antes del parto, empecé a estimularme el pecho con sacaleches. Al principio cada 2-3 horas durante el día y unas 4 durante la noche, pues los niveles de prolactina suben más entre la 1 y las 5 de la madrugada y es importante hacer por lo menos una extracción entre esas horas. Para nuestra sorpresa, a la semana de empezar ya asomaron las primeras gotitas y eso nos animó mucho, pero os imagináis lo duro que es estar pendiente de las horas a cada momento, intentando estar en casa, intentar hacer extracciones en el trabajo... Al cabo de un mes la cosa se desmadró por complicaciones en el embarazo de Noe y me desanimé con lo que las extracciones se fueron espaciando hasta ser casi inexistentes.

En este punto fue cuando nos reunimos con dos parejas de chicas que también indujeron la lactancia, a las que debemos el éxito de la nuestra. Nos explicaron su experiencia, nos contaron cómo lo hicieron ellas, respondieron a todas nuestras dudas.

Nos contaron que ellas lo lograron con medicación, me quitaron el miedo y al final me animé a probar, aunque me arriesgué a no seguir ningún protocolo conocido (por falta de tiempo), ya que estábamos a 15 días de conocer a nuestros pequeños.


¿Los profesionales sanitarios a los que acudisteis para pedir la medicación os pusieron alguna traba? ¿O por el contrario, se engrescaron y os apoyaron?


En todo el tema de la inducción hemos tenido siempre mucho apoyo, tanto por parte de amigas en proceso de ser asesoras de lactancia como del personal sanitario de nuestro centro de salud, pues allí contamos con familia. 

Por lo general, hay muy poca información y bastante desconocimiento sobre cómo lograr la inducción, pero todo el mundo se implicó con nosotras, nos pidieron las pruebas necesarias y nos recetaron la medicación.

Para acabar, ¿cómo se lleva una lactancia a "cuatro pechos"?
Al final, con la ayuda de la medicación sumada a la estimulación, logré que las gotitas iniciales fueran en aumento. Cabe decir que en este caso la cabeza ayuda muchísimo, quiero decir, que hay que creer en  una misma, en que es posible que lo consigamos. Noté que además, cuando pensaba en los niños, doblaba su ropita, veía sus ecografías o cosas relacionadas con ellos, producía más leche. 

Así, de dos gotitas un día a cuatro el siguiente, a diez, a unos mililitros, llegó el día tan esperado y conocimos a nuestros soles. 
El día del parto fue bastante largo aunque acabó siendo cesárea. Con todo el ajetreo yo olvidé el sacaleches en casa y se me olvidó tomar la medicación y eso también se trasladó a los días posteriores en el hospital.
Desde el primer momento, Noe se ponía al pecho a cada uno para estimular su producción y alimentarse del calostro y luego me los ponía yo otro ratito. Los primeros días los fuimos alternando, pero con dos y siendo dos era una locura acordarse de todo lo que hacían: de qué pecho habían tomado, si mojaban el pañal, si habían hecho caca... Así que decidimos, una vez le subió la leche a Noe, que cada una estaría por un niño, aunque en ocasiones hemos hecho intercambio o los hemos puesto los dos a la vez.
La lactancia a cuatro pechos tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Como ya comenté al principio, ambas consideramos que la lactancia es un privilegio o un 'premio' para la mamá que ha gestado a las criaturas. Así que yo estoy tremendamente agradecida a Noe por haber compartido eso conmigo, es una sensación indescriptible la de poder alimentar a tus pequeños, el vínculo que se crea con ellos (aunque también se puede crear con otras actividades).
Es práctico porque permite un descanso para ella en algunos momentos puntuales. Para las dos. Los niños no tienen que esperar al otro o ponerlos a la vez, que es algo complicado cuando se está fuera de casa. 
A pesar de esto, repetiría la experiencia y animo a todas aquellas mujeres que se puedan encontrar con la situación. Realmente el esfuerzo vale la pena!!

A la vez se convierte en algo no tan positivo, porque los primeros días hay que hacer papeleos, las tareas de casa, etc., que alguien tiene que hacer, por eso no los pude poner al pecho tanto como me hubiera gustado.
Como cualquier lactancia, al principio pueden surgir complicaciones, malos agarres, grietas, frenillos... El tener cuatro pechos puede ser de ayuda, pero no exime de estos puntos.



A los lectores y lectoras del post os lanzo un par de preguntas:

¿Sabíais que se podía inducir la lactancia sin haber gestado un bebé?

¿Qué opinión tenéis sobre el tema?

A mí me parece una gran opción y que todas las mujeres que pasan por ahí son unas campeonas. Recuerdo mi relación con el sacaleches y cómo llegué a odiarlo, así que mi más profunda admiración para todas las mujeres que se han propuesto inducirse la lactancia.

10 comentarios:

  1. Pues no conocía la lactancia inducida. Me parece maravilloso!! Muy interesante poder conocer la experiencia de Marta y Noemí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener la oportunidad de conocer experiencias de primera mano siempre es muy instructivo.
      Me alegra haberte descubierto un mundo desconocido de la lactancia.

      Eliminar
  2. Pues no conocía la lactancia inducida. Me parece maravilloso!! Muy interesante poder conocer la experiencia de Marta y Noemí.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Lo bien que debe ir poder compartir lactancia cuando tiene mellizos jejeje!
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Como te comenté anoche me ha parecido un post muy interesante. La historia de Marta y Noe me ha encantado conocerla y he descubierto algo que no sabía: que existe la lactancia inducida.
    Gracias por enseñarnos algo nuevo.
    Muak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos temas sobre lactancia que no conocemos. Y es MUY INTERESANTE!
      Besotes

      Eliminar
  5. No conocía este tema. Pensaba que para producir leche tenías que haber gestado a un bebé sí o sí y me parece muy interesante este tema, además de que la historia de esta pareja es preciosa, porque pudieron ayudarse y cumplir un sueño.
    MUAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había leído alguna vez que una mujer podía llegar a tener leche si un bebé le estimulaba el pecho durante mucho tiempo, pero mira, hemos descubierto que puedes prepararte incluso antes de que nazca el bebé.

      Eliminar
  6. Muy bueno, me he encantado y sobre todo la entrevista, es muy interesante :)

    ResponderEliminar