24/4/16

Con lo que yo había sido

Hace meses que la frase del título viene mucho a mi mente. Y es que últimamente me gusto poco.

Me pongo delante del espejo y no me gusta mi reflejo. Sólo veo las marcas que el tiempo y la maternidad van dejando sobre mi cuerpo.

No considero que sea la famosa crisis de los 30 (hace poco más de dos semanas cumplí 32 añitos) porque la verdad es que cumplir años no me importa y me considero joven, pero las marcas últimamente me pesan y mi cabeza repite mucho eso de con lo que yo había sido.

En la cara las eternas ojeras, las manchas que aparecieron aun tomando el sol con crema de protección 50 durante los embarazos, las marcas de los granitos que han quedado y de los que me siguen saliendo (viva las hormonas revueltas), dejan en un segundo plano la luz que desprenden mis ojos y que siempre me había gustado.

En mi cuerpo los pechos que han quedado en nada después de casi tres años de lactancia, la piel nada tersa de la barriga tras los embarazos, el hoyuelo que muestra mi pequeña diástasis, y la cicatriz horrible de la cesárea, que más mal no ha podido quedar.

Sí, mi cuerpo tiene más forma de pera que nunca y me cuesta mucho verlo al descubierto. Echo tanto de menos aquella barriga fibrada, plana, con la piel tonificada... La echo tanto de menos que he decidido que este verano toca comprar bañadores en vez de bikinis...



Yo, que era de top-less en la playa y de enseñar el ombligo con tops cortos, he decidido pasarme al bañador, para taparme cuanto más mejor.

Me está costando mucho aceptar los últimos cambios que ha sufrido mi cuerpo tras el embarazo de N. Después de los mellis me encontraba bien y lo único que me molestaba era la cicatriz de la cesárea que era fácil de esconder.

La gente me dice que me he quedado muy bien, que no parece que haya tenido tres niños, blablabla... Pero no, eso es lo que ve todo el mundo con ropa. Mi problema no es verme mona vestida, lo es verme sin ropa, cuando no hay nada que esconda esas jodidas marcas. Y si no me quiero yo, imaginaros lo que cuesta dejar que me quieran.

Alguna puede pensar que estoy en pleno síndrome pre-menstrual, pero no lo estoy. Al contrario, estoy en plena ovulación, así que estos sentimientos no son culpa de nuestras queridas hormonas que nos llevan arriba y abajo como en una montaña rusa.

Ayer tenía un bautizo y estrené ropa, me pinté y me subí en mis tacones de 12 cm. Estaba guapa, todos me lo dijeron, y me gustó, me sentí bien porque durante un rato me lo creí. Pero fue llegar a casa, sacarme el “disfraz” de chica guapa, ponerme frente al espejo a quitarme el poco maquillaje que llevaba y tener ganas de acurrucarme en la cama a dormir y no despertarme en tres días.

¿Necesito tiempo? Seguramente.

¿Necesito quererme? Sí, pero no sé cómo sacar a relucir lo que he dejado en las sombras y esconder lo que más veo.

¿Por qué cuento ésto? Porqué necesitaba dejar de esconderme, aunque fuese durante un ratito, tras la coraza de estoy bien y soy muy fuerte.

¿Por qué lo cuento aquí? Porqué este blog nació para tener un rincón de desahogo, un rincón donde poder explotar y escribir sin tener que escuchar a una persona delante mío decirme “ánimo” o “tranquila” o “todo irá bien”.


Con lo que yo había sido y aquí estoy explicando mis miserias...


18 comentarios:

  1. Ánimos,Belén! Yo estoy temblando que llegue el verano y ver que no podré ocultar los michelines... Es inevitable que suceda, creo, pero no es tanto el aspecto físico como que tendremos que luchar por aceptarnos tal y como estamos. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco nos costará menos mirarnos en el espejo.

      Eliminar
  2. Hola guapi!!
    Pues quiero decirte esto. No eres la única. Y lo digo de corazón, yo estoy igual. El año pasado todo el mundo me decía lo guapa que estaba al haber perdido los casi 40 kilos. Pero lo que no saben es que los perdí tan bien y tan rápido que las marcas, la piel y todo dejaron mi cuerpo, no mal, lo siguiente. No me gusta mirarme desnuda al espejo y lo hago lo menos posible. Entre las estrías del embarazo, la piel colgada de una barriga que ya no tengo, las piernas deformes y los pechos que me llegan al ombligo, intento no mirarme al salir de la ducha. Me voy directa a vestirme y a sacarme partido con la ropa.
    Es verdad que ahora estoy haciendo deporte para poner remedio a todo lo de la barriga, pero es duro y mucho, mirarte y no quererte, porque como bien dices, si tu no te quieres, es más difícil que te quieran.
    El verano pasado, lo lógico hubiera sido estrenar algún bikini molón. Me negué en redondo. Me compré un precioso bañador rojo, que me queda fenomenal y que me ayuda a recoger la barriga inexistente-colgona que tengo.
    Todos dicen que tenemos que aceptarnos como somos y como estamos. Pero a veces es tan difícil, que lo único que podemos hacer es esto. Desahogarnos y no sentirnos tan mal y tan solas.
    Puede que con el tiempo, poco a poco toda esta visión vaya cambiando. Está en nuestra mano, pero mientras tanto, quiero que sepas que aquí me tienes cuando quieras.
    MUAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pediré consejo con los bañadores! jejeje!
      Eso sí, con ropa estamos estupendas no, lo siguiente.

      Eliminar
    2. cuando quieras te ayudo con los bañadores, ahora hay algunos que dices... para qué quiero bikini!!! con lo bonito que es este y lo bien que me queda.
      Con ropa estamos estupendísimas de la muerte!!! :) :) :)

      Eliminar
    3. Pues vi uno en Oysho que tengo que ir a probarme, pq en la percha me gustó mucho. Ya te diré qué tal me va ;)

      Eliminar
  3. Es difícil quererse después de los embarazos, mi barriga esta hecha un mapa por las estrías y del pecho mejor no hablamos, siempre he tenido poco y decía, bueno almenos no me cuelga, ahora tengo poco y me cuelga...Pero yo la verdad que ahora estoy bastante pasota, me quiero por como soy y punto y al que no le guste que mire a otro lado, pero tengo también mis ratos malos, imagino que son procesos por los que pasamos. Mucho ánimo que seguro que llegará el día que te veas mejor. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo a ti también. Creo que, en más o menos medida, todas pasamos por lo mismo.

      Eliminar
  4. Es difícil quererse después de los embarazos, mi barriga esta hecha un mapa por las estrías y del pecho mejor no hablamos, siempre he tenido poco y decía, bueno almenos no me cuelga, ahora tengo poco y me cuelga...Pero yo la verdad que ahora estoy bastante pasota, me quiero por como soy y punto y al que no le guste que mire a otro lado, pero tengo también mis ratos malos, imagino que son procesos por los que pasamos. Mucho ánimo que seguro que llegará el día que te veas mejor. Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Es difícil quererse después de los embarazos, mi barriga esta hecha un mapa por las estrías y del pecho mejor no hablamos, siempre he tenido poco y decía, bueno almenos no me cuelga, ahora tengo poco y me cuelga...Pero yo la verdad que ahora estoy bastante pasota, me quiero por como soy y punto y al que no le guste que mire a otro lado, pero tengo también mis ratos malos, imagino que son procesos por los que pasamos. Mucho ánimo que seguro que llegará el día que te veas mejor. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Quieres que te sea sincera? Me he identificado con todo..Aunque las manchas se iran diluyendo algo con los años...En todo y con los 10 kg de más que me quedaron en el tercero...Y por más que pasen os años no me acostumbro a mi nuevo aspecto!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si aun estás así siendo tus hijos mayores, me lo cogeré con calma.
      Un besote!

      Eliminar
  7. Belén! Muchas veces he sentido así.He borrado este comentario 4 veces, en ocasiones las palabras no salen y después de un post como el tuyo no tienen sentido. Así que aprovecho tu proximidad y te cambio comentario por café!Te parece? Abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece perfecto! Una mañana me escapo y nos tomamos un buen desayuno.

      Eliminar
  8. Yo ya llevé bañador el año pasado. Imagínate que yo era nadadora de pequeña y lucía bikini. Tras los gemelos todo se me acumula en la barriga, con diástasis del recto abdominal un colgajo... estrías a miles, porque mi piel es así y la cicatriz... en fin... lo que peor llevo es sqsue por la tiroides subo y bajo de peso que es horroroso! Me acepto porque esa barriga me ha dado lo mejor que tengo, pero en verano la voy a esconder, hasta que vuelva a su lugar al menos un poquito y los bikinis y ropa interior no se me doblen para fuera en la parte superior XD

    ResponderEliminar
  9. Cömo te entiendo y me siento reflejada. YO ando por los 41 y no es que me pase al bañador, es que dorectamente aborre<co el verano por la poca ropa que se lleva. Sï, me da vergÚenza ir a la playa. Sí. Y sí, sé que hay que quererse, y todo eso. NO tengo una autoestima baja, para nada. pero mi cuerpo no me gusta. Y sí, se puede trabajar y machacar pero no, no tengo tiempo y no, no es una excusa. Eres joven, lo somos, verás que en poco tiempo conseguirás superar esta fase., Yo lo hice aunue volví. Pero puedes hacerlo...Pero te entiendo, Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegará el día en que todo pase, y mientras tanto tiraremos de bañador, que también los hay preciosos.

      Eliminar