14/4/16

Mastitis y tratamientos

Es bastante común oir hablar de mastitis si estás cerca de madres lactantes, pero no siempre utilizamos bien esa palabra.

He oído muchas, pero muchas veces, hablar de mastitis cuando simplemente se trataba de una ingurgitación mamaria por la subida de leche de los primeros días o después de una crisis de crecimiento, cuando la madre ya no está tan acostumbrada a tener los pechos "llenos".

Algo que la gente desconoce es que una mastitis implica tener una infección y además hay diferentes tipos de mastitis. Os las describo:

Mastitis aguda:

Es la que más se conoce y a la que todo el mundo llama mastitis, a secas.

Se caracteriza por dar fiebre alta, más de 38-38,5ºC, dejarte hecha polvo como cuando tienes un gripazo y no puedes ni levantarte de la cama, y además es casi seguro que la mujer tendrá un bulto doloroso, enrojecido y caliente en algún cuadrante del pecho.

En este caso el tratamiento sería:

  • no interrumpir la lactancia (aunque haya infección la leche sigue siendo buena para el bebé)
  • drenar el pecho si el bebé sólo no consigue hacerlo
  • tomar anti-inflamatorios
  • hacer reposo
  • tomar probióticos

Si pasadas 24h no ha mejorado el estado de la madre habría que acudir al médico para que paute antibióticos.

Mastitis subaguda:

En este caso no tiene porqué haber fiebre y la sintomatología típica es dolor intenso en los pezones al amamantar con sensación de pinchazos o quemazón que puede ir acompañado de obstrucciones de repetición, conductos taponados que aparecen en forma de perlas de leche, y sensación de que el bebé tiene dificultades para extraer la leche (tomas muy largas, frecuentes, tironea del pecho...).

El tratamiento que suele funcionar bien es la toma de probióticos (tipo Lactanza). En el caso de que con los probióticos sigan apareciendo los síntomas hay que acudir al médico para la pauta de antibiótico.

En el caso de mastitis subaguda no está indicado pinchar las perlas de leche, porque puede causar más dolor e inflamación.

Mastitis subclínica:

En este caso la madre no presenta dolor, pero tendrá obstrucciones de repetición, conductos taponados y el bebé tendrá dificultades para extraer la leche, lo que implica tomas largas y frecuentes o que también tironee del pecho.

En estos casos se recomienda el tratamiento de probióticos.

Cuando sea necesario tomar antibióticos, lo idea sería que el médico lo hiciera en base a los resultados de un estudio microbiológico de la leche, para ver exactamente de que infección se trata y poder escoger adecuadamente el antibiótico.

Si el médico prescribe directamente amoxicilina os recomiendo que acudáis a otro médico, porqué ésta por sí sola puede ser inútil o aumentar el problema.

Para conseguir la muestra de leche, la extracción debe hacerse de manera manual (previo lavado de manos y uñas con agua caliente y secado con toalla limpia o servilleta desechable), y sin haberse puesto crema en el pecho en las últimas 24h. 

No se recomienda hacer la extracción con sacaleches porqué hay piezas de éste que pueden no estar bien limpias y podrían influir en el resultado del estudio microbiológico.

Para el estudio sólo se necesita 1 ml de leche de cada pecho, por lo que es fácil conseguir extraerlo de manera manual.

Si la madre lactante está tomando probióticos y es necesario que tome antibióticos, es aconsejable interrumpir la toma de probióticos. Los antibióticos anulan el efecto de los probióticos y viendo lo que cuestan no vale la pena tomarlos para nada.

Una vez se acaba la toma de los antibióticos, que normalmente dura 10 días para evitar recaídas, se vuelve a tomar los probióticos habitualmente.


Espero haberos resuelto dudas sobre las mastitis. ¿Sabíais que había diferentes tipos?




6 comentarios:

  1. Yo nunca he tenido mástítis lo que si ingurgitación con dolor y mucha sensación de calor pero sin infección, que a medida que se va vaciando el pecho mejoraba bastante!! Pero lo de la mastitis aguda tiene que ser tremendo. Tu post es muy aclaratorio porque a veces tendemos a meter todas las cosas en el mismo saco!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quién considera las ingurgitaciones mastitis, y otros que si no tienes la febrada tipo gripazo dicen que no es nada...
      Así que mejor intentar aclarar términos y explicar que hay diferentes casos.

      Eliminar
  2. Hola!

    Me ha parecido un post muy interesante, no sabía que existieran diferentes tipos de mastitis...por suerte no la he sufrido, aunque sí que oído a muchas madres decir que ellas tuvieron alguna durante sus lactancias...

    Cuentos de amatxu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tuve mastitis subaguda durante 3 meses y no lo supe ni me lo supieron decir...
      Cuando en el curso de asesora lo explicaban me acordé de mi misma.
      Espero que te libres y no tengas ninguna.

      Eliminar
  3. Hola!
    He tenido la suerte, y toco madera, que no he tenido ninguna mastitis y es que dicen ser muy dolorosas. Sabía la mastitis aguda, pero no del resto, pensé que todas eran iguales.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes algo más y así si alguien te cuenta que cada dos por tres tiene perlas de leche se lo podrás comentar.

      Eliminar