13/5/16

Criar en tribu

A raíz de los comentarios que ha hecho Anna Gabriel de la CUP en una entrevista, que aún no he visto entera, se ha desatado mucha polémica sobre la crianza en tribu, en comunidad.

Todos sabéis que no soy de meterme en camisa de once varas, pero he visto muchas reacciones desmedidas, por no hablar de artículos más bien tendeciosos en periódicos...

¿Qué es lo que extraigo yo de las palabras de Anna Gabriel?

Primero, que por el momento no tiene pensado ser madre en un futuro próximo.

Segundo, que el día que decida serlo criará a sus hijos cómo a ella le convenga y le guste, y por ahora su modelo idílico de crianza es en tribu.

Y ahora hago un ¡ALTO! Así, en mayúsculas, negrita y entre signos de exclamación, porqué lo que está diciendo esta mujer es lo que queremos todos. Criar como nosotros queremos, no teniendo que estar pensando que dirá mi madre, la vecina, el pediatra o el autor del libro no sé qué.

¿No dijimos hace tiempo que había que respetar la manera de criar (alimentar/portear/dormir...) que decidía cada uno? Pues hagamos lo mismo con su decisión, ¿no?

A parte, creo que el modelo de crianza en tribu es bueno, y la falta de esa tribu en el mundo 1.0 es la que nos trae por estos lares para buscar con quién compartir inquietudes, buscar opiniones que sean de nuestro agrado (contrarias también las hay y muchas), sentirnos respetados en nuestra manera de actuar, encontrar apoyo de otros que estén pasando por lo mismo o lo hayan hecho... ¿No es eso una tribu? ¿Todo un entorno de gente en la que apoyarse y compartir la vida?

Pues no entiendo cuál es la parte mala en el discurso de Anna Gabriel.

Ahora me diréis, que ha dicho algo parecido a que el modelo de familia tradicional es pobre. Pero ese comentario hay que entenderlo dentro del concepto tribu y se entiende que se refiere a familias en las que solo opinan, actúan  y se blindan en padre/madre/hijos, punto.

No sé cómo lo hacéis vosotros, pero en esta casa entra y sale mucha gente, todos con una relación estupenda, y con algún encontronazo esporádico, no lo negaré. Pero somos muchos alrededor de mis hijos, igual que en su momento lo fuimos cuando yo era pequeña, o mis primos eran peques.

Poder apoyarse en la pareja, no es que esté bien, es que es corresponsabilidad pura y dura. Lo que está de lujo es tener a amigos y familia cerca, incluso a los vecinos, las maestras, los tenderos a los que compras habitualmente y hasta la pediatra o enfermera de tus hijos.

No me digáis que no es un lujo que en un momento dado puedas dejar a los niños en el parque con unos amigos, que el día que se te complica el trabajo o tienes una urgencia sea la propia maestra la que te diga que no sufras que ella se los lleva a merendar, irte de comida con los amigos y ver que los niños están súper a gusto, que la vecina les de cromos a los niños que sabe que les gustan, o que el conductor del bus con el que coincidís cada mañana toque el claxon para que los niños se rían.

Para mí eso es formar una tribu. Conseguir un vínculo en el que todos estén bien, niños y adultos.

La tribu te sacará de apuros, te tranquilizará, te hará reflexionar, te dará puntos de vista diferentes para poder tomar decisiones, y lo mejor de todo, te respetará y dará apoyo.

Mi familia es muy grande y tiene lazos que van mucho más allá de la sangre. Todos ellos son mi tribu, todos vosotros sois mi tribu.