16/6/16

Infertilidad y edad

Ser madre muchas veces no es fácil, pero llegar a poder serlo tampoco.

Ayer hablaba con Meritxell del tópico de que los tratamientos de reproducción asistida son para mujeres que rondan o pasan de los cuarenta años. 

Pero hay muchas, muchísimas mujeres, que se someten a tratamientos de fertilidad antes de los 35 años, y creo que somos bastantes las que pasamos por ahí antes de los 30 años.

Me incluyo en este último grupo, ya que inicié mi paso por reproducción asistida con 26 años. Y hablándolo ayer por twitter fuimos varias las que habíamos empezado nuestro camino infértil más cerca de los 25 que de los 30.

Según el último informe estadístico de la Sociedad Española de Infertilidad, casi el 32% de los ciclos de FIV clásica que se practicaron en los 164 centros que entran en ese estudio de 2013, fueron en mujeres de menos de 35 años. Es decir, que casi una tercera parte de fecundaciones in vitro se hicieron en mujeres que no se acercan a la cuarentena.

Informe estadístico Sociendad Española de Fertilidad

Esas cifras dicen claramente que no es tan raro que mujeres jóvenes se sometan a tratamientos de fertilidad, y por tanto eso de que la reproducción asistida es para cuarentonas en un tópico y sólo un tópico.

¿Qué pasa? Que no se habla abiertamente de la infertilidad, ni de hombres ni de mujeres, y que se da por hecho que eso no le pasa a la gente joven.

No sé si es porque seguimos asumiéndolo como un tema tabú, del que mejor no hablar o por qué debe saberlo todo el mundo, porqué lo pasamos tan mal en la búsqueda infructuosa de un embarazo que no nos apetece contarlo, porqué no tenemos ganas de aguantar comentarios del tipo "eres joven, relájate y ya verás como te preñas", o porqué simplemente creemos que es algo privado que no importa a nadie.

Yo misma le he contado a algunas personas que el embarazo de los mellizos fue un ciclo de transferencia de embriones congelados después de 6 meses con Omifin y una primera FIV-ICSI que no funcionó, y no a otras. Y en el fondo no sé exactamente por qué. 

Lo que sí sé, es que en cuando estaba pasando por ello, la mayoría de la gente a la que se lo contaba no me entendía. No les cabía en la cabeza que una chica sana de 26 años tuviese que recibir ayuda médica para quedarse embarazada. Y por mucho que explicaba que tenía síndrome de ovarios poliquísticos, que si ovulaba tres veces al año era mucho, y que encima esas ovulaciones podían ser de óvulos nefastos, me decían que la solución era relajarme y follar mucho.

Sí, sí, me lo decían así, con esas mismas palabras. Poquita gente de mi entorno cercano simplemente me escuchaba y me daba ánimos.

Por suerte estamos en la era de internet y aquí puedes encontrar a muchas otras personas que pasan por lo mismo y con quién puedes compartir tus penas, dudas y alegrías. Aprovecho para mandar un besote a mis chicas del forito, que de un manera u otra todas conseguimos ser madres.

Comentarios cómo los que recibí yo, están al orden del día, y todo es por desconocimiento. Pero es un pez que se muerde la cola... Si no se habla del tema, no se da a conocer, y si no se da a conocer, la gente no lo entiende.

Los ovarios poliquísticos, la endometriosis, alteraciones endocrinas, baja calidad o baja cantidad ovocitaria y problemas de fertilidad de la pareja, son algunos de los típicos casos que hacen que mujeres jóvenes tengan que pasar por tratamientos de reproducción asistida. Y no nos olvidemos de las parejas de mujeres, que necesitan pasar por esto para gestar a sus hijos.

La infertilidad y los tratamientos de reproducción asistida, aunque no nos demos cuenta, nos tocan muy de cerca.

No puedo acabar el post sin dedicaros unas reflexiones...

Si no sabes de qué va el tema: escucha, ofrece apoyo y nunca juzgues. Nadie se somete a tratamientos de fertilidad por placer. Son tratamientos duros, caros y a los que nos enfrentamos con tantas expectativas que cuando tropezamos y caemos nos damos una ostia monumental un gran golpe y no estamos para escuchar según qué.

Si estás pasando por ésto: aunque flaquees, tropieces, te caigas, y encima recibas según que comentarios, recuerda que la meta está ahí, más cerca o más lejos, pero está, y sólo hay que superar esta carrera de obstáculos que nos ha tocado correr.

Un enorme abrazo para toda la #infertilpandy.


4 comentarios:

  1. Que gran verdad! La gente siempre habla de temas de los que no sabe. Yo creo que lo importante es que si una persona te viene con un problema así, debes apoyarle y nunca juzgarle. Lo de relájate y folla mucho es, sinceramente, una estupidez de las gordas y es que parece que te traten de tonta, de que no sabes o de que eres una loca obsesionada.
    En fin... en mi caso no pasó así, pero tengo claro que si gente de mi entorno le pasa y quieren contármelo, lo último que haré será juzgarlos. Porque ya lo están pasando realmente mal para que venga alguien a ponérselo peor.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te sorprendería de las veces que pasa... Por suerte hay gente comprensiva.

      Eliminar
  2. vaya tela!! la gente se mete donde no le importa y habla sobre lo que no sabe. Yo no he pasado por ello pero no me extraña que las que lo pasan no quieran hablar sobre el tema, así se ahorran tener que escuchar estupideces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasaba, que a según quién prefería no contárselo para no escuchar según qué. En fin, espero que la gente se conciencie.

      Eliminar