8/7/16

Abusos sexuales

Hace una semanas asistí a una charla sobre prevención de abusos sexuales que se ofrecía en el colegio de los mellis.

Me apunté porque pensé que sería interesante tener nociones básicas de cómo detectar un abuso, y más viendo cómo cada vez salen a la luz más casos.

Anteayer mismo compartía en twitter este artículo de El País, dónde se explicaba la historia de María, una niña de 9 años que en realidad no se llama así, y que consiguió grabar una conversación con su padre para demostrar que abusaba de ella.

El artículo pone los pelos de punta, pero por lo que nos contaron en la charla es muy habitual que eso suceda. Mucho más habitual de lo que nos pensamos.

La charla nos la dio una chica de la Fundación Vicki Bernadet. Debería haber venido la propia Vicki Bernadet, pero justo fue abuela ese mismo día y por tanto quedó más que disculpada su ausencia.

Ella misma, Vicki Bernadet había sufrido abusos desde los 9 años hasta los 17, y no lo desveló hasta los 34 años, cuando tuvo que enfrentarse a cómo reaccionaría su familia y a la falta de recursos que la ayudasen a superar lo que había pasado.

Esa falta de recursos especializados, que supiesen tratar algo que en aquel momento no tenía "nombre", la hizo crear la Fundación.

Como Vicki y María, alrededor de un 20% de la población ha sufrido o está sufriendo abusos sexuales. ¡Una de cada cinco personas!

Por poneros más números sobre la mesa, en la Fundación Vicki Bernadet atienden unos 750 casos nuevos cada año, de los cuales 260  acaban en terapia.

No sé qué os parece a vosotros, pero a mí me parece increíble.

Antes os decía que en la época que Vicki destapó lo que había sufrido, aquello no tenía "nombre", y es que en 1994 los conceptos violencia de género o tolerancia cero a la violencia no existían. No se hablaba de todo eso.

Algo que debemos tener claro es que la única manera de acabar con los abusos es hablar de ello.

Lo que pasa es que muchas veces no es tan fácil hablar abiertamente de lo que está pasando (por miedo a las reacciones de nuestro entorno, miedo a las represalias del abusador, vergüenza, etc.) o en el caso de los niños les puede ser difícil explicarlo o no se les cree.

Por ello es muy importante asentar la base de confianza y de apego con los niños, un ambiente familiar seguro con demostración de amor incondicional.

En la charla nos explicaron que la gran mayoría de abusos sexuales a menores vienen dados por familiares o personas cercanas y de "confianza".

Las fórmulas que usas los abusadores es hacer creer a los niños que son más especiales que el resto de niños de la familia, que harán cosas muy divertidas ellos solos, pero que no se lo pueden contar a nadie porque el resto se pondrían celosos o les reñirían. Esos juegos, esa relación especial debe mantenerse en secreto.

Y ahí aparece una palabra que deberíamos eliminar del vocabulario familiar: secreto.

Imagen Flickr

Un secreto es algo que no se debe contar bajo ningún concepto, pero lo que queremos que sepan los niños es que tienen derecho a explicar todo lo que quieran y cuando quieran. Sustituyamos secreto por sorpresa cuando lo que queremos es que no desvelen algo antes de tiempo, pero no les prohibamos contar las cosas, porque eso les dará la confianza de cuestionar al adulto que les impone un secreto.



María, la niña del artículo sabía que podía quejarse, que podía decir que lo que le hacía su padre no le gustaba, y aunque se encontró muchas trabas consiguió demostrar a la gente que su padre hacía algo que no estaba bien.

Si María se hubiese sentido desatendida, hubiese tenido una madre que no la escuchaba, o si lo hacía no la creyese, ¿cuánto habría durado su pesadilla? ¿Qué habría pasado si su madre se hubiese comportado como sus abuelos paternos?

Si detectáis un indicio de abuso estad al caso, y si se confirman las sospechas denunciadlo y proteged a la víctima. No calléis. En pleno siglo XXI no podemos callarnos estas cosas.

Otra de las cosas que nos debe hacer reflexionar es el mal que hacen en la sociedad esos micromachismos que infunden miedo a las mujeres (cuidado cuando salgas, no vayas sola, no bebas de la copa de nadie, no te fíes de los chicos) y que inculcan que como los chicos son fuertes y valientes no les puede pasar nada.

¿A cuántas chicas se las culpa de que les pase algo por su manera de vestir? Tenemos el caso ahora mismo de San Fermín... Les decimos a las chicas que no enseñen los pechos, pero nadie les dice a los niños que no las toquen.

¿Cuántos chicos no habrán explicado un abuso, un robo o que les han pegado por el simple hecho de que a ellos eso no les podía pasar?

O si una mujer abusa de un adolescente y a éste se le ocurre contar que una mujer, por ejemplo, le ha tocado, ¿cuántos le llamarán campeón por "haber estado con una madurita"?

No confundamos abusos con experiencias. Una relación abusiva es aquella en la que una persona somete a otra por el bien propio, no en pro del sometido.

Acabada la charla pregunté sobre algún libro que hable sobre las etapas sexuales de los niños, porqué si sabemos qué es lo normal en cada etapa podremos detectar mejor si algo se sale de la norma, y me dio los siguientes títulos de la Editorial Serres: "Es alucinante" y "Sexo, ¿qué es?".

En tiendas no se encuentran porqué ya están descatalogados, pero me comentó que es fácil encontrarlos en las bibliotecas públicas, así que en septiembre pienso ir a buscarlos.

Si formáis parte de una AMPA o AFA os recomiendo que intentéis hacer una charla sobre prevención de abusos sexuales. Hablando se nos abren los ojos.

3 comentarios:

  1. Hace unos días encontré un libro para niñas sobre el abuso infantil, si te interesa lo puedes descargar en este enlace http://issuu.com/piluki/docs/estela_grita_fuerte/2

    Desgraciadamente muchas hemos sufrido esa situación y encima aguantar que tu familia protegiera al abusador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo descargaré para leerlo, muchas gracias por el link.

      Parece mentira que la familia proteja al abusador en vez de a la víctima... La realidad supera a la ficción.

      Eliminar
  2. Es espeluznante escuchar historias asi, n me quiero imaginar que le tocara a alguien a quien quiero.. creo q la prevencion y la educacion son claves y aqui tenemos tanto q Prender los papas para ayudarles... un post fantastico, gracias por compartir!

    ResponderEliminar