26/9/16

Destete - Cuándo y cómo

Es bastante típico que a las asesoras de lactancia nos lleguen consultas sobre cuándo y cómo destetar a los peques o no tan peques, y no, no nos ponemos hechas unas furias ni tratamos de malas madres a quién se lo plantea. Cada una conoce su situación y sabe los motivos por los que se plantea destetar a sus hijos amamantados.

No juzgamos, pero no está de más saber los motivos que llevan a querer ese destete, porque a veces no es que la madre lo quiera, sino que terceras personas, normalmente bastante desinformadas, las llevan a pensar en ello.

Lo más importante en un planteamiento de destete es que lo desee uno de los integrantes del binomio madre-hijo/a. Mientra ambos quieran seguir con la lactancia los comentarios del resto del mundo deberían resbalarnos.

En mi caso, fui yo quién quiso destetar a X por una clara agitación del amamantamiento mientras estaba en tándem con el pequeño. Y ese destete hizo que N se destetase él mismo un mes después porqué no le gustó la bajada de producción que llegó al dejar de mamar su hermana.

Sí, fue una pena que el pequeño se destetase tan pronto, pero vino así, y cada decisión fue tomada por una parte del binomio.

Este verano una compañera bloguera me preguntó sobre cómo destetar a sus mellizos de año y medio porqué el pediatra le había comentado que la leche materna apenas les alimentaba ya, y que por eso la niña apenas había ganado peso desde la anterior revisión.

Apuntes sobre ésto: la leche materna siempre alimenta, tenga la edad que tenga la criatura. Y los niños a partir del año comen y engordan menos porque su ritmo de crecimiento frena.

A raíz de dicha conversación, y aclarados los puntos anteriores, ofrecí las opciones de destete que conozco y que os cuento a continuación:

  • Directo: negar el pecho totalmente, aguantando los dramas oportunos, y pedirle a la matrona o gine que os recete la pastilla para cortar la producción de leche.

  • A demanda de los niños: lo que se conoce como "no ofrecer, no negar". Si el bebé o niño pide se le da pecho, pero no se le ofrece ni cuando no come, ni cuando se hace daño y quieres que se le pase rápido la llorera, ni para dormirle rápido. Sólo se le da cuando el peque lo pide expresamente.

  • Progresivo: marcar momentos del día en los que sí se puede tomar pecho y evitarlo el resto del día, distraer con otras cosas u ofrecer otra bebida, decir que la teta está cansada/dormida/tiene pupa... Con esta manera de hacer poco a poco se espacian las tomas, hasta que vas avisando que tal día será el último de tomar teta.


Con éste último método desteté yo a X. Tenéis mi experiencia con su lactancia en este post.

Es cierto que el destete se complica si la criatura tiene alrededor de los dos años. No sé bien bien que pasa a esa edad, pero se vuelven más demandantes que los recién nacidos. Así que si tu hijo o hija tiene cerca de dos años, aguanta una temporada o los berrinches pueden ser monumentales...


Hora de la merienda
Una vez llega el destete, no te sientas mal si pasados unos días, aun estando bien tu hijo, te entra la morriña y echas de menos esos momentos que sólo podíais compartir vosotros dos. Es normal sentirse así. Piensa que las decisiones que tomamos respecto a nuestros hijos siempre son muy meditadas y pensando en su bienestar, así que nada de atormentarse.


Hace más de un año que no doy pecho y aun lo echo de menos, pero siempre tendré un recuerdo precioso de esos 34 meses de lactancia.