11/9/16

Último primer día

Hoy es nuestro último primer día de guardería.

Hoy empieza el último curso de N en la guarde. En una guarde que no me cansaré de alabar por lo bien que han estado los tres allí.

Puede que hayamos tenido suerte con la maestra, con la gran profesional que es, el feeling que hemos tenido con ella y lo bien que ha fluido la relación de nuestros hijos y la nuestra propia con ella.

Puede ser que el haber formado parte del AMPA haya hecho que me implicase más en la escuela y en su día a día y por eso estemos más a gusto.

Puede ser que el hecho de aprendernos los nombres de todas las maestras, cocineras y señoras de la limpieza, saludarlas, hablar con todas y ser cercanos a todas ellas haya hecho que todas nos muestren una gran simpatía.

Puede ser que preocuparse por el resto de familias que comparten tiempo con nuestros hijos, fuesen de su clase o no, haya hecho que estemos como en casa.

Puede que todo lo anterior junto sea lo que haya hecho que estemos tan bien en esa guardería que aun teniendo séis guarderías públicas más cerca de casa, decidiésemos seguir allí.

Y puede que por todo ésto me esté entrando la morriña aún antes de empezar porqué el próximo curso ya no estaremos allí.

Sé que es más que probable que N llore unos cuantos días cuando le dejemos (hoy no porque nos quedaremos con él toda la mañana), pero sé que el cariño que le profesa su maestra y lo mimadillo que lo tiene todo el equipo harán que en pocos días entre contentísimo y después de colgar la bolsa nos diga adiós, como hacía el año pasado.

Morriñas a parte, sé que en un par de horas entraremos en la guarde con una sonrisa, deseando ver cómo crece el peque durante este nuevo curso, y aunque me cueste reconocerlo, con ganas de que llegue el próximo para tener la logística más fácil, que eso de tener a los tres en el mismo cole debe ser la bomba.

Desde aquí mucho ánimo con las adaptaciones, y recordar que un buen curso empieza con una buena sonrisa.

Imagen de Joan Turu