2/12/16

Revisión de los 2 y los 4 años

Ayer por la tarde nos tocaba la revisión del niño sano en el ambulatorio con los tres peques. La de los 2 años de N y la de los 4 años de los mellis.

Esta vez no había vacunas así que fue fácil anticiparles la visita médica; sólo íbamos a ver cómo habían crecido, a pesarles y a ver lo fuertes y sanos que están.

N úlimamente visita mucho el CAP por sus otitis recurrentes, por lo que hablamos mucho de la Doctora Inés y de la Enfermera Alicia en casa. Además los mellis apenas se ponen malos ya y cuando lo hacen son los típicos virus de 2-3 días y no hace falta que vayamos al médico. Creo que desde la revisión del año pasado que no pisaban el CAP y X dijo que ya no se acordaba del camino, ¡jejeje!

Dado que N ya entiende el ambulatorio como su terreno, en el que no entran en juego sus hermanos, al llegar y entrar todos por la puerta del CAP se cabreó como una mona y no quería dejarles entrar. Y en la planta de pediatría pasó otra situación parecida al coger A un juguete con el que siempre juega el peque cuando vamos.

Total, que N entro en la consulta de Alicia un poco cruzado, pero al ver que sus hermanos empezaban con la revisión y estaban contentos y jugando, se le pasó.

En la revisión de los 2 años se mira los siguiente:

  • Estatura, peso y perímetro craneal
  • Revisión física general
  • Estado bucodental para detectar caries, traumatismos y maloclusión dental
  • Avances en el lenguaje (si dice más de dos palabras y usan verbos)
  • Avances psicomotrices (corre, salta, trepa...)
Y en la revisión de los 4 años:
  • Estatura, peso e índice de masa corporal
  • Control de la tensión arterial
  • Revisión física general, comprobando el estado de la fimosis
  • Estado bucodental
  • Revisión de la vista
  • Tipo de marcha, para ver si al andar giran los pies hacia adentro.

Además en ambas te preguntan temas cotidianos, como dónde y con quién duermen los niños, si las comidas se hacen en familia o niños y padres a horas distintas, si se lavan los dientes...

Hay quién piensa que estos aspectos son íntimos y personales, pero para mí son una cuestión de "salud social" que comprometen a la salud física y psicológica en un futuro. 

Comer juntos previene trastornos de la alimentación, es un momento de comunicación en familia donde se puede aprovechar para hablar de cómo nos ha ido el día (tanto de las cosas buenas como malas). Y dormir juntos les hace no tener miedo y por tanto duermen más tranquilos y descansan más.

A parte de todo ésto, nosotros hicimos incapié en el oído de N, para lo que nos hicieron el resumen del historial de otitis que lleva desde agosto para llevárselo al otorrino. Y por otro lado pedimos que revisasen el frenillo lingual de A, ya que la logopeda nos comentó que gran parte de sus problemas fonéticos tiene pinta de que vienen de ahí. Así que nos toca pedir hora con un cirujano pediátrico para que le eche un vistazo al frenillo y de paso a la fimosis, para la que de momento nos han mandado una crema a base de corticoides, pero ya que buscamos cirujano, pues que le mire las dos cosas.

X está perfecta y sólo tiene que ir al dermatólogo para hacerle controles periódicos de una peca muy grande de la pierna, aunque yo me sé los signos de alarma de esas pecas y no es nada preocupante porque no ha cambiado de forma ni color, ni le ha salido un cerco rojo alrededor.

Se portaron genial, en una hora terminamos la revisión de todos, cuando el tiempo previsto era de hora y media, y estaban tan bien allí que N no quería irse y se habría quedado a acabar el turno con Alicia.

Como anécdotas os puedo contar que A ha vuelto al percentil 3 de peso, cosa que sólo ha pasado en un par de ocasiones (siempre está por debajo), y N se puso a dar volteretas de circo que les llamo yo (me da las manos, me escala con los pies y acaba dando la voltereta colgado de mis manos) y no hizo falta hacerle ningún examen de psicomotricidad más.

Ahora toca ir explicando y anticipando las visitas a los especialistas a los que nos toca llevar a cada uno, para que cuando sea el momento de ir no tengan miedo y vayan tranquilos y seguros.

¿Vosotros cómo afrontáis las visitas de los peques al médico?



No hay comentarios:

Publicar un comentario