28/3/17

¿Qué es y qué hace una Doula?

Cuando digo que estoy finalizando mi formación como Doula, muchas veces me preguntan qué es una Doula y qué hace

Estas preguntas, seguramente casi se pueden responder a la vez y eso es lo que voy a intentar en esta entrada, además de explicaros qué tipos de acompañamientos hacemos.

Una Doula, es, generalmente, una mujer capacitada para apoyar a otra mujer en su proceso hacia la maternidad, incluyendo la pre-concepción, embarazo, parto y puerperio. Algunas incluso acompañan en la primera etapa de crianza, brindando apoyo físico y emocional, e información a la pareja en aquello que les surjan dudas.

Digo que generalmente es una mujer porqué hay pocos hombres que se hayan formado para dicho cometido, pero alguno hay (Carlos, de un Papá como Vader, por ejemplo).

La Doula se puede haber formado en conocimientos generales sobre concepción y temas de fertilidad, el desarrollo del embarazo, fisiología del parto, lactancia materna, sueño del bebé lactante... En mi caso, además del curso propio de Doula, que incluye conocimientos de fertilidad, embarazo, parto, puerperio y duelo perinatal, tengo formación como asesora de lactancia y en breve realizaré un curso sobre derechos como paciente hospitalaria para poder dar herramientas legales a las mujeres que precisen hacer valer sus derechos para que respeten sus decisiones durante su ingreso o el de su bebé, o para ayudar a quién haya sufrido violencia obstétrica.

Además, una Doula acostumbra a tener una red de contactos relacionados con todos estos temas para derivar a la mujer, pareja o bebé, si hay algo concreto que les preocupa y va más allá de un acompañamiento o si se necesitan tratamientos específicos como puede ser recuperación de suelo pélvico u osteopatía infantil, por ejemplo.

Hay que tener claro que una Doula no es una profesional del ámbito sanitario, por lo tanto ni diagnostica ni atiende, solo acompaña y brinda información. Y nunca debería decidir influir en las decisiones de las mujeres o parejas.



En cuanto a los acompañamientos, podemos decir que de manera general se acostumbran a realizar lo siguientes tipos:

- Acompañamiento pre-concepcional: cuando una pareja se plantea buscar el embarazo o está teniendo problemas para concebir, la Doula puede informarles de diferentes métodos para controlar la ovulación, darles apoyo emocional, ofrecerles información sobre tratamientos de reproducción asistida...

- Acompañamiento durante el embarazo: se resuelven dudas sobre pruebas médicas o diagnósticos brindando información a la embarazada sobre el tema. Si la mujer lo requiere (no tiene quién la acompañe, le genera nerviosismo o estrés la visita, no entiende los términos médicos o simplemente prefiere que alguien que entienda del tema esté a su lado), la Doula puede acompañarla a las visitas médicas.

Durante este período, se puede ayudar a la madre en la redacción de su Plan de Parto, explicándole todas las opciones que tiene en cada uno de los puntos para que elija libremente y no quede condicionada por los consentimientos informados que hacen firmar en los centros sanitarios.

- Acompañamiento durante el parto: desde la semana 37 de gestación, la doula entra en guardia y está disponible para acompañar a la mujer desde el momento en que ella quiera. Habrá quién quiera el acompañamiento desde que tenga la primera contracción, habrá quién prefiera esperar hasta el momento de ir al hospital, otras que busquen su apoyo en el momento del parto activo y expulsivo, o puede que una mujer quiera que la Doula la acompañe durante toda la dilatación y prefiera quedarse asolas con su pareja en el momento del expulsivo. 

Todo esto se habla previamente y si la mujer cambia de parecer durante el proceso del parto lo transmite y se adapta el acompañamiento a sus deseos.

La Doula en este momento trabaja para librar de preocupaciones a la madre, que debe estar muy concentrada en sí misma y en el proceso de parto para que todo fluya, por lo que si a la mujer lo que le preocupa más que sus contracciones es quién estará cuidando de sus hijos pequeños, la Doula estará cuidándolos, por ejemplo.

Se trata de que la mujer esté lo más tranquila posible y ahí estaremos para conseguirlo.

El acompañamiento durante el parto incluye un mínimo de dos visita post-parto para comprobar si la lactancia se establece correctamente y no hay problemas que puedan afectar a madre y criatura.

- Acompañamiento post-parto: además de ofrecer asesoramiento sobre lactancia materna, el puerperio es un momento de mucho cambio físico, emocional y de adaptación familiar, por lo que la Doula puede servir como un gran apoyo emocional.

A parte de todos estos tipos de acompañamiento, siempre se pueden concertar reuniones o visitas sueltas para cubrir cualquier necesidad que le surja a la mujer durante todo el camino hacia su maternidad.

No sé si se entiende demasiado a qué nos dedicamos las doulas, pero si tenéis cualquier pregunta podéis realizarla dejando un comentario aquí mismo o enviándome un mail a dobleaventuras@gmail.com.

Y si sois de Barcelona y queréis una Doula que os acompañe aquí me tenéis ;)

Espero haberos resuelto dudas.

4 comentarios:

  1. Yo no conocía que existían hasta que tuve a Carlota y me parece un trabajo precioso además de necesario.
    En la antigüedad la doula solía ser una mujer de la familia. Hoy dia con el ritmo de vida que tenemos muchas veces nos olvidamos de lo importante que es que la futura mamá o ya mamá esté acompañada. Yo si hubiera sabido que existían seguramente habría querido tener una a mi lado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ahora ya nos conoces seguro que nos tendrás en mente cuando os planteéis tener un/a hermanito/a para Carlota ;)

      Eliminar
  2. Un tema controvertido. Hace un par de años el Consejo General de Enfermería publicó el polémico "Informe Doulas" en el que se describía el papel de ALGUNAS Doulas y era aterrador (hay que coger con pinzas todo lo que dice el CGE, un órgano no representativo, por suerte, de la mayoría de las enfermeras que hay en el país).
    El gran problema que yo le veo es la falta de regulación. Como en todo, te puedes encontrar con buenos, no tan buenos y algún mal profesional, pero no hay alguien, una norma, que diga que es lo que hace o no hace una Doula, y dependes totalmente del criterio de cada una de ellas su saber, su actualización de conocimientos y su sentido común a la hora de ser capaz de parar y consultar con el profesional correspondiente.
    No estoy en contra de la labor que realizan, me parece de vital importancia el saber informar, acompañar, resolver dudas, CUIDAR..., pero todas esas funciones se le suponen a las enfermeras. En este caso las especialistas en Obstetricia (Matronas) y Pediatria. El gran problema que nos encontramos es que por desgracia no todos los profesionales queremos/sabemos/podemos hacer esta labor como deberíamos y ahí es donde entran las Doulas. Cuando el sistema te lleva hacia un profesional de los que no quieren/saben/pueden es importante tener el apoyo de alguien te guie en el proceso, pero para el sistema es importante recibir las quejas (ahora hablo como directivo del sistema...) de las madres/embarazadas para poder actuar con los profesionales que no desarrollan su trabajo como deberían.
    Belén, suerte en esta nueva aventura, ya sabes que puedes contar conmigo en tu "red de ayuda profesional" en todo lo que necesites.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo puede ser tan controvertido como cualquier otra profesión en la que haya profesionales que no sigan las pautas que se deberían seguir y se extralimiten o aconsejen cosas que no deberían.
      Es cierto que hay una falta de regulación, pero existe la "red mundial de Doulas" que avala ciertas formaciones siguiendo unos criterios que dejan muy claro que una Doula no debe interferir en el campo de actuación de los sanitarios, no se debe entrar en conflicto con matronas o ginecólogos en un paritorio, no se debe aconsejar directamente algo a la madre o pareja... En definitiva, que se le debe ofrecer información según sus preferencias, pero no influir en ellas ni mucho menos guiarla. Si pasas ese límite serás una mal profesional. A la vez que hay personas más o menos éticas, y más o menos conscientes... Me conoces y sabes que no voy contra el sistema sanitario cuando éste busca lo mejor para el paciente (por eso dejé de ir al pediatra privado y me quedé con vosotros, jejeje!).
      Como te dije ayer, creo que los acompañamientos de las Doulas están en auge porque el sistema, tal y como está montado, no permite que esos acompañamientos los hagáis los profesionales sanitarios o de educación. Para muestra está que una mujer debería estar acompañada durante todo su proceso de parto por una matrona como mínimo, y en un parto hospitalario una matrona atiende a la vez a unas 5 mujeres, por tanto ese acompañamiento bien hecho y constante ya no es posible.
      O una recién parida muchas veces no se ve capaz de salir a la calle para acudir al ambulatorio o grupo de lactancia, y si la lactancia no va bien nadie va a su casa a ayudarla.
      Si nos fijamos en qué tipo de embarazos/partos/post-partos acompaña una Doula, apenas los encontramos en partos domiciliarios porqué hay dos matronas por mujer embarazada, se realizan las visitas a domicilio pre y post parto, hay ayuda constante con la lactancia, se informa a la madre en todo momento y es ella quién elige cómo y cuándo proceder... El sistema está mal montado y que surjan estas inquietudes entre las mujeres y sus parejas es una señal de que algo debería cambiar.
      Y por supuesto que estás entre mi red de ayuda profesional. Tú y Alicia sois mis enfermeros pediátricos de referencia, y por eso cuando alguna madre de twitter tiene dudas os derivo las preguntas muchas veces.
      A la vez te digo que si las matronas de tu CAP quieren alguna charla como Doula en cursos pre-parto o post-parto, cuenta conmigo.

      Eliminar