29/4/17

Max y los superhéroes

El pasado día de Sant Jordi, cuando ya volvíamos hacia casa cargadísimos de cuentos para los peques, vimos el álbum ilustrado Max y los superhéroes, de las editoriales Algar y Animallibres, y me enamoré de las ilustraciones.



Reconozco que lo compramos simplemente porqué los dibujos de las dos primeras páginas me encantaron, sin saber qué explicaba en realidad el cuento, y cuando por la noche lo leímos aún me enamoré más.

Este cuento, escrito por Rocio Bonilla e ilustrado por ella misma y Oriol Malet, narra la historia de los superhéroes favoritos de Max.

A Max desde pequeño le apasionan los superhéroes, esos personajes fantásticos que luchaban contra el mal y de quiénes le narraba historias su abuelo. Y como a él, a sus amigos también les chiflan los superhéroes.

A unos les gustan los que salen en los videojuegos, a otros los que consideran más fuertes, las más guapas y guapos... Pero Max tiene predilección por una superheroina en especial, la fabulosa Mega Power.



Y es que Mega Power, atentas todas, puede controlar cualquier cosa programable, dominar a todos los animales, saber qué está pasando en otra habitación sin estar viéndolo, es la más inteligente y fuerte. Además se lleva a Max a sitios increíbles.

¿Os suena que alguien de vuestro entorno pueda hacer todo ésto? ¿Cuántas de vosotras controla todo lo tecnológico a su alcance, consigue alinear a una manada de animales sin que ninguno se descoloque (aunque sean de peluche), sabe que está pasando en el cuarto de juegos mientras está en la otra punta de la casa o consigue cargar con la compra, los críos y las mochilas del cole? ¿Y cuántas organizáis mil y una actividades, visitas y excursiones para enseñarles todo lo que podéis a las criaturas?

Pues sí, Mega Power, la superheroina favorita de Max, no es otra que su madre. Y lo que más le gusta a Max, es cuando Mega Power se pone el traje de mamá y le da el tierno beso de buenas noches.



Y si os soy sincera, creo que también debe ser el momento preferido de Mega Power, ¿o para vosotras no es el momento más tierno del día? Ese instante de mimos, cuando ves que se relajan mientras les lees el cuento, y se quedan dormidos dándoles la mano.

Igual deberíamos quitarnos más a menudo la capa y pasar ratos más relajados con nuestros hijos, ¿no os parece?


No hay comentarios:

Publicar un comentario