25/5/17

Lactancia y bebés prematuros

Si me leéis desde hace tiempo, sabréis que los mellis nacieron prematuros, por pocos días pero los consideraron así. Y aunque A le dieron el alta el mismo día que a mí, X se quedó ingresada durante 26 días por bajo peso.

La peque pesó 1,630 Kg, y más que prematura, su problema fue un crecimiento intrauterino retardado, lo que se llama CIR. Por suerte, no tenía ningún otro problema de salud y tenía todos los reflejos tan despiertos como un bebé nacido a término. "Sólo" tenía que ganar medio quilo para poder venirse a casa.

X, contra los pronósticos de las primeras enfermeras que nos atendieron en neonatos, se cogió perfectamente al pecho y pudimos establecer la lactancia materna exclusiva sin demasiadas complicaciones, pero hubiese agradecido muchísimo cierta información para afrontar la lactancia materna, algo que normalmente debería ser muy natural, y que al haber separación durante horas y una de las partes del binomio de la lactancia ingresada, se convierte en un reto.



Lo primero es que os expliquen porqué el bebé tiene que estar neonatos. Las madres agradecemos enormemente la información, y nos da tranquilidad saber que si nuestro bebé no está con nosotras es porqué realmente no puede ser así. Si no os explican los motivos preguntad.

Por ejemplo, yo no pregunté y A podría haber estado conmigo en la habitación, porqué lo único que le pusieron fue un monitor para controlar la saturación y el ritmo cardíaco, y eso lo podían haber puesto en nuestra habitación. En cambio X, al no llegar al 1,800kg podía ser que no mantuviese la temperatura corporal y tenía que estar en la incubadora.

Segundo punto importante, reunirse con el bebé en cuanto sea posible. Si el parto ha sido vaginal, el reencuentro con el bebé puede ser bastante rápido, ya que la mujer se recuperará en poco tiempo. Si en cambio, el nacimiento ha sido por cesárea, seguramente no permitan que la madre se levante de la cama antes de que pasen 12h de la intervención.

Si la madre no puede ir hasta neonatos hasta pasadas unas horas, la pareja o acompañante puede ir y hacer piel con piel hasta que la madre esté en condiciones de acudir. De esta manera también podrá informar a la madre de cómo se encuentra la criatura y calmas sus nervios o miedos, sabiendo ésta que su bebé está en brazos de la mejor persona después de ella.

En cuanto madre y bebé estén juntos, poner el bebé al pecho, pero no os frustréis si no mama o lo hace con un patrón de succión inmaduro. Los bebés nacidos con menos de 32 semanas de gestación, puede que no tengan desarrollado el reflejo de succión-deglución-respiración, y por tanto necesiten ayuda para ser alimentados, pero hacer piel con piel despertará el instinto de succión del bebé y estimulará nuestra función hormonal elevando la oxitocina, lo que facilitará poder establecer la lactancia materna.

Y ahora la consulta del millón, cómo extraerse leche sin acabar odiando el sacaleches a la primera de canto:

  • Es más práctico ponerse el sacaleches durante 10 minutos en cada pecho cada hora y media o dos horas durante el día y cada tres horas por la noche, que pasarse una hora entera con el sacaleches conectado dejando 3h entre medio. De esta manera aprovechamos el reflejo de eyección de la leche y conseguimos una estimulación más frecuente.
  • Extraerse leche mientras el bebé mama o se le tiene piel con piel. Tener a nuestro bebé cerca hace que nos suba la oxitocina, que a su vez estimula la prolactina, que es la hormona encargada de la producción de leche.
  • Si se opta por la extracción mientras se está con el bebé, debéis tener en cuenta que los sacaleches eléctricos son bastante ruidosos y pueden molestar al bebé.
  • Si no existe la posibilidad de extraerse leche estando cerca del bebé, mirar fotos del bebé puede ayudar.
  • Si se necesita aumentar rápido la producción de leche, usar el método de la extracción poderosa.
Para la conservación de la leche deberéis seguir las indicaciones que os marquen en la unidad de neonatos de vuestro centro hospitalario en cuanto al tipo de recipiente, marcado, guardado en nevera o congelador, etc. Cada centro es un mundo, y aunque existen unas pautas básicas, ellos os dirán las que consideran más adecuadas.

A parte de todo ésto, lo principal es tener acceso libre a cualquier hora a neonatos, que no os impidan coger a vuestro bebé si no es por razones médicas (que no logísticas), que os permitan hacer método canguro y os ayuden a superar cualquier miedo que os surja, y que os brinden todo el apoyo posible cuando os pongáis al bebé al pecho.

Para terminar, sólo decir que confiéis en vosotras, en vuestro cuerpo, y en el instinto de vuestro pequeño gran luchador, porqué las cosas más grandes de este mundo, tienen inicios muy pequeños.



No hay comentarios:

Publicar un comentario