13/9/17

Tarjetas de visita

Como sabéis, ando metida en una andadura personal, querer ser Doula de manera profesional, y para ello necesitaba tarjetas de visita.

Hace bastante que tenía en mente buscar un tipo de tarjeta que fuese especial, diferente y con un toque muy yo, véase un toque crafty.

Estuve buscando y rebuscando, incluso llegué a pensar en hacerlas a mano. Ya me había planteado troquelar tags con la Big Shot, carvar el sello con el logo de la web y pasarme varios días preparándolo todo.

Quería eso, un toque mío, estilo mis creaciones de scrapbooking, que las tarjetas quedasen bonitas, que fuesen diferentes de la típica cartulina rectangular, y que no acaben en un cajón criando polvo.

Y finalmente lo encontré, sin tener que hacerlas a mano.


¡Las etiquetas personalizadas de SelfPackaging eran exactamente lo que estaba buscando!


SelfPackaging es una tienda online que vende cajas de cartón y de mil formas y tamaños (todas preciosísimas) y material de manualidades y etiquetado que yo tengo generalmente muy controlado porqué me da por imaginar estructuras de álbumes de scrapbooking con sus cajitas, y revisando los modelos de tags me topé con las etiquetas personalizadas.

Las etiquetas personalizadas se pueden escoger entre cuatro formatos: tipo banderín, redondas, rectangulares o cuadradas.

Para el formato de las tarjetas de visita que tenía en mente, me decanté por las etiquetas personalizadas rectangulares en color blanco, ya que el logo de mi web es negro sobre fondo blanco y bastante alargado, por lo que pensé que el diseño quedaría mejor, siguiendo el estilo de la web.

El proceso para hacer las etiquetas personalizadas es muy sencillo: desde la propia web de SelfPackaging puedes subir la foto con tu propio diseño o te dan la opción de escribir directamente sobre la plantilla que te enseñan, donde tienes diferentes tipografías y tamaños de letra para dejarlo a tu gusto.

Las mías quedaron así:




Y para darles un toque más, les añadí una cinta enlazada por el agujerito que llevan.

No sé a vosotros, pero a mí me encanta el resultado que ha quedado, y además sirven como punto de libro bonito.




En definitiva, que si buscáis algo diferente como tarjetas de visita para repartir y que llamen la atención, os recomiendo las etiquetas personalizadas de SelfPackaging, dan más juego que las típicas tarjetas de toda la vida y además quedan mucho más bonitas.

A las próximas, les añadiré un código QR que dirija al blog de la web, para acabar de completarlas.

Por cierto, si queréis chafardear alguno de los proyectos que he hecho con material de SelfPackaging, aquí os dejo la estructura de mini álbum o álbum de recuerdos de scrapbooking que preparé con unas de sus cajas de cartón, el marco de fotos que hice con las figuras y cartulinas color craft.